30/01/1997 | 527

El ‘régimen de la marihuana’ contra el movimiento obrero

El 14 de enero, el PIT-CNT convocó finalmente a un paro general en solidaridad con los trabajadores de la ‘privatizada’ empresa de gas, en conflicto desde hace más de un mes. El paro había sido postergado tres veces, y terminó limitado al departamento de Montevideo, es decir que no tuvo alcance nacional. El paro fue cumplido masivamente por el movimiento sindical, incluso por los gremios que se abstuvieron de votarlo en la mesa de dirección del PIT-CNT (bancarios, por ejemplo).


La solidaridad que viene concitando el conflicto por el despido de 33 trabajadores de Gaseba, subsidiaria de la ‘multinacional’ Gaz de France, es enorme. El pulpo imperialista viene atacando alevosamente los derechos laborales y sindicales: ‘desde la privatización pasó de 400 a sólo 280 trabajadores’ (Brecha, 17/1).


El gremio ha mostrado, por un lado, una gran vitalidad (en ‘las asambleas participan … prácticamente la mitad de los afiliados’, ídem); por otro lado, ha concitado incluso muestras de simpatía de usuarios en diversos barrios.


El gobierno se encuentra impulsando una campaña para quebrar los convenios colectivos e imponer la ‘flexibilización’ laboral. La dirección del gremio, Uaogas, y del PIT-CNT, ha dicho, sin embargo, que está «dispuesta a discutir» los ‘ajustes’ que reclama la patronal (ídem, 10/1) y declaró «que descartamos expresamente … ir al paro general con ocupación de la planta…» (ídem, 17/1).


La situación política uruguaya tiene muchas cosas en común con la argentina. El gobierno ha recibido un golpe mortal con el plebiscito del 8 de diciembre, cuya ‘victoria’ el gobierno sólo pudo lograr, como dice el semanario Brecha, gracias ‘a la marihuana constitucional’ (20/12), es decir, al cómputo completamente ilegal de los votos ‘observados’, que contenían leyendas por el ‘sí’ a la legalización del consumo de drogas y otras ‘yerbas’ por el estilo.


La ‘oposición’ centroizquierdista del Frente Amplio (F.A.) se ha sumido en una gran crisis, debido a que sus sectores ‘mayoritarios’ estuvieron con el ‘sí’ a la reaccionaria reforma constitucional.


La situación económica uruguaya se caracteriza también por un «déficit comercial y fiscal en ascenso» (ídem, 15/11), es decir, por una ‘volatilidad’ que no tiene nada que envidiarle a la Argentina.


En este cuadro, fue catapultado a la presidencia del F.A. el líder socialista y ex-intendente de Montevideo, Tabaré Vázquez, único dirigente del F.A. que se vistió con el voto por el ‘no’ y que, por tanto, estaba en condiciones de ‘capitalizarlo’. Lejos de ser un síntoma de ‘radicalización’, la designación de Tabaré preanuncia una política para «reconstruir un clima interno en el que sea posible la cooperación de todos» (ídem, 20/12). Es decir, un nuevo ‘engañapichanga’ para el F.A.

También te puede interesar:

Fue el pasado viernes por una convocatoria efectuada por el FIT-U.
El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, adelantó a las patronales que no prevén renovar ambas medidas.
La mentira del gobierno acerca de que no va a recortar el gasto público para eliminar el déficit fiscal.
Recibió al presidente de la multinacional y al secretario general del Smata para lucir la impronta de un acuerdo antiobrero.
El gobierno busca ocultar su propia responsabilidad en la escalada inflacionaria.