El Tribunal Moral Internacional

El lunes 20 de noviembre, por la mañana, se constituyó físicamente el Tribunal Moral Internacional para juzgar las acusaciones lanzadas por Guillermo Lora contra Juan Pablo Bacherer y otros militantes expulsados del POR. Comparecieron la totalidad de sus miembros, tanto extranjeros cuanto bolivianos, lo que demuestra el total éxito de la movilización nacional e internacional contra el matonismo y gansterismo en las organizaciones obreras. El mismo lunes, La Paz apareció literalmente empapelada por los carteles de anuncio del tribunal (ver copia), con un enorme mural del tribunal cubriendo la fachada de la Universidad, situada en el exacto centro de la ciudad, en el mismo momento en que los universitarios se encuentran en cotidiano pie de guerra contra la ‘Reforma Educativa’ del gobierno Sánchez de Lozada. La expectativa suscitada por el Tribunal en la vanguardia luchadora y en los propios medios de difusión es enorme.


El Tribunal, compuesto por siete miembros, eligió a Esteban Volkov (nieto de Trotsky) como su presidente, a Catalina Guagnini (del PO Argentina) como vice-presidente, a Osvaldo Coggiola (Vice-presidente del sindicato docente de la Universidad de San Pablo) como secretario. Su primera presentación pública, con todos sus miembros y discursos de Coggiola y Volkov, se produjo el mismo lunes a la tarde, en una Universidad tomada por estudiantes, docentes y no-docentes rodeada y gaseada por la policía, y frente a un público masivo que colmó el Anfiteatro principal de la Universidad.


El POR (Lora), a pesar de convocado a expresar sus cargos y acusaciones al Tribunal (ver carta anexa) anunció públicamente que no lo hará, y que desconocerá sus resoluciones. Amenazó e insultó a los miembros del Tribunal, llegando a presionar directamente (sin éxito) a la Asamblea de los Derechos Humanos, por la presencia de su presidente (Waldo Albarracín) en el Tribunal. El punto máximo de estas presiones fue el martes 21, cuando Esteban Volkov y Osvaldo Coggiola daban entrevista en el canal 2 de TV, en el programa periodístico de mayor audiencia en Bolivia, sobre los objetivos del Tribunal, cuando una denuncia anónima de bomba (hecha durante la entrevista al vivo) llevó al bloqueo del canal por la policía y a la suspensión de la programación.


Pese a las presiones, el Tribunal continuó sus trabajos, afirmando su voluntad política de erradicar el burocratismo y el matonismo del movimiento obrero. El miércoles 22, el Tribunal pronunciará su fallo el que será dado a conocer en el mismo programa televisivo el jueves 23.