25/04/2020

Estados Unidos: mientras la pandemia recrudece, los gobiernos atentan contra la cuarentena

Con casi 4000 muertes el jueves, varios estados flexibilizan las medidas

El índice de muertes por día en Estados Unidos cerró el jueves en su punto más alto en lo que va de la pandemia. En un solo día murieron más de 3700 personas, cuando se estima que no se ha llegado aún al pico más alto de contagios.


El aislamiento en la principal potencia capitalista se dio de manera desigual en los distintos estados, debido a la resolución de la Casa Blanca que atribuye a los gobiernos estaduales la tarea de establecer las medidas para la prevención y mitigación del coronavirus. Sin embargo, el periodo se ha caracterizado por la línea anti-confinamiento de Trump, que cobró otro vuelo con la incitación a las movilizaciones contra la cuarentena que tuvieron lugar en varios estados. El magnate yanqui, siempre con la misma falta de seriedad, pasó de subestimar la enfermedad a la denuncia de una conspiración china, que habría diseminado el virus adrede.


Posteriormente al crack del petróleo, que agravó la crisis económica, los gobernadores de los estados de Carolina del Sur, Georgia, Tennessee y Florida anunciaron una flexibilización casi total de la cuarentena, a la cual se sumarán el lunes 7 otros estados. Abarcaría gran cantidad de actividades económicas, incluyendo la apertura de bares, peluquerías, incluso playas en el estado de Florida.  Estas medidas generarían un precedente y podrían ser adoptadas posteriormente por otros estados.


Lo que todo esto pone de relieve es la absoluta falta de una planificación nacional frente a la pandemia, y la priorización de los intereses de las grandes compañías, por encima de la salud de la población. Cabe señalar que el pasado jueves, un diputado republicano declaró que “dejar que mueran más americanos de coronavirus es ‘el menor de dos males’, comparado al agrietamiento de la economía debido a las medidas de distanciamiento social” (CNN, 15/4). Declaraciones similares a las de Campos Neto, presidente del Banco Central de Brasil, quien afirmó que es mejor para la economía cuanto más rápido se contagie y muera la gente.


Los resultados del enfoque de la pandemia por parte de Trump (y de los gobernadores, tanto republicanos como demócratas) no se hicieron esperar y en el día jueves los contagios llegaron a 800 mil y las muertes al escalofriante índice total  de 50.300, una cuarta parte de los fallecidos en el mundo.


Esto, en un país con un sistema de salud privatizado, donde al comienzo de la crisis se llegaba a cobrar hasta 4 mil dólares por un test. Y donde 27 millones de personas carecen de seguro médico. Así se muestra ante la pandemia el mayor modelo del capitalismo en el mundo.  


Derrumbe económico y contradicciones


La pandemia ha agudizado las contradicciones económicas y sociales ya preexistentes. La economía estadounidense se dirige hacia una recesión. Este mes, la producción se hundió gravemente en un 27,4% (llevando al sector manufacturero y de los servicios al peor momento desde el 2009).


En este contexto, en las últimas cinco semanas, 26 millones de personas se anotaron para el cobro del seguro de desempleo. La tasa de desocupación podría llegar en abril, según algunas fuentes, al 20%, una cifra que no se registra desde la Gran Depresión de 1929.


 



 


 


 


En medio de esta situación, el 23 de abril, la Cámara de Representantes aprobó por abrumadora mayoría –388 votos a favor y sólo 5  en contra– un nuevo estímulo a empresas de u$s 484 mil millones, dejando en claro las prioridades que tienen tanto demócratas como republicanos en el medio de una crisis social y sanitaria histórica.


Los trabajadores, en lucha


Los trabajadores norteamericanos han salido a defender sus derechos en medio de la pandemia. Es el caso de las enfermeras, que protagonizaron varias jornadas nacionales de lucha en demanda de insumos y equipos de protección . En las automotrices de Detroit, la organización obrera logró imponer la cuarentena al comienzo de la pandemia. En los almacenes de Amazon, una de las compañías que más ha lucrado con la enfermedad, centenares de trabajadores fueron al paro ( ante la muerte de compañeros de trabajo y la falta de condiciones de seguridad e higiene.



Esta intervención obrera marca el camino. Es necesario luchar por la prohibición de los despidos, la suspensión de toda actividad no esencial, seguro de desempleo equivalente a la canasta familiar, yla centralización del sistema de salud e impuestos extraordinarios al gran capital con el fin de reunir todos los recursos para enfrentar la crisis sanitaria y social.



 


 


 

También te puede interesar:

El gobierno municipal, sin un plan de acción.
Reclaman la reincorporación de 8 despedidos y el fin de la precarización laboral.
Radiografía del colapso en los hospitales de la provincia.
Un gobierno que anda a los tumbos.
Manaos se queda sin oxígeno para los pacientes con Covid-19.