“Si me hubieran preguntado, habría aconsejado a los palestinos a que evitaran las Naciones Unidas. El reconocimiento por parte de la ONU no es una garantía de que la soberanía nacional sea respetada. Vemos lo que ocurre con miembros de la ONU como Irak o Libia cuando estos países pierden el favor de las administraciones estadounidenses: bajo presión de los Estados Unidos y sus aliados se adoptan resoluciones para facilitar una intervención militar devastadora. Cuando la ONU dio luz verde para bombardear a Libia, no había ningún genocidio en marcha. Se trató de una guerra preventiva. ¿El resultado? Miles de muertos, un país destruido y líderes nuevos extremadamente sospechosos”.


 

También te puede interesar:

Atacó instalaciones con aviones de guerra.
El paso de sus directores por el Congreso de EE.UU. y el choque con la política proteccionista de Donald Trump.
La miniserie de Netflix se basa en una historia real sucedida en Australia.
Se confirma el interés en el litio en la trama del golpe en Bolivia.
La prohibición de la plataforma china en la India se inserta en la disputa por el mercado tecnológico entre Estados Unidos y China.