Exitosa charla debate de la Agrupación de Trabajadores Peruanos en Argentina

Se debatió sobre las perspectivas de la rebelión peruana y las elecciones de abril.

El viernes 19 se realizó una concurrida charla de ATraPer (Agrupación de Trabajadores Peruanos ) en Parque Los Andes (CABA) para las comunidades de las asambleas del Polo Obrero de La Carbonilla y el Playón de Chacarita, la misma contó como orador a Rafa Santos, dirigente nacional del Partido Obrero.

Santos relató en su intervención que la rebelión popular que hubo en Perú a fines de 2020, sin ser una de las mayores del último tiempo en América Latina, ha sido la única que había conseguido tirar abajo a un presidente (Merino). La rebelión que comenzó ante el golpe parlamentario al anterior presidente (Sagasti), desde el primer momento, marcó una perspectiva independiente con la consigna “ni Sagasti, ni Merino, que se vayan todos”.

Los métodos de acción callejeros fueron además un hilo conductor en todas las movilizaciones que tuvieron en su cúspide las grandes jornadas de lucha en Lima contra Merino, que mostraron la combatividad de la juventud que se enfrentó a la salvaje represión de la policía que terminó asesinando en las protestas a dos jóvenes. También podemos añadir los masivos cortes de ruta de los trabajadores agrícolas en diciembre, contra la precarizadora Ley Agraria, que también terminaron con la policía asesinando a manifestantes;o distintas movilizaciones importantes a lo largo de todo el año, como la de los trabajadores de limpieza pública, los mineros, la federación de trabajadores de salud (que convocaron una huelga general). Todo esto sin organización de la central sindical (CGTP) para unificar y profundizar las peleas.

Frente al problema de las elecciones del 11 de abril se debatió sobre que ninguno de los 18 candidatos representaba una alternativa independiente de la burguesía. Algunas encuesta colocan al voto en blanco por encima del primer candidato, Jonhy Lescano (Acción Popular), que no supera en ninguna el 15% de intención de voto. Los candidatos de la “centroizquierda”, Veronika Mendoza o Marco Arana, tampoco son una opción, ya que han pactado con el régimen.

Estamos, como se ve ante, una crisis del régimen: eventualmente el Parlamento que salga electo no tendrá un bloque mayoritario sino que estará atomizado entre la docena de partidos que logren superar el piso electoral. No hay alternativa electoral para los trabajadores, en estas elecciones. No podemos apoyar a ninguna de las candidaturas. Es necesario reagrupar a la vanguardia obrera y de los luchadores en forma independiente de los partidos patronales.

Los asistentes debatieron sobre cómo desde Argentina la comunidad peruana podía intervenir, frente a esto. Se remarcó la importancia de llevar estas posiciones políticas a compañeros, amigos y familiares en Perú para impulsar el voto viciado, pero sobre todo con la perspectiva de organizar y unificar a las distintas luchas contra el ajuste, gobierne quien gobierne. Organizar un partido obrero en Perú está colocado como una necesidad sobre la cual hay que trabajar y para ello también es importante redoblar los esfuerzos por convocar una segunda conferencia latinoamericana de la izquierda.

Finalmente se resolvió adherir a la convocatoria por una gran columna de trabajadores migrantes peruanos, paraguayos y bolivianos para la movilización del 24 de marzo.