22/11/2018 | 1529

“Frente de trabajadores para derrotar al fascismo y a los ajustadores”

Rafael Santos, en el cierre de la Conferencia Latinoamericana (extractos de su intervención)

Compañeros, esta Conferencia es un paso importante y hasta histórico en la construcción de nuestro partido, por un lado, y en la relación con las corrientes revolucionarias en Latinoamérica.


Los presentes


Hemos tenido a la importante delegación de Brasil, los compañeros de la LPS (Luta Pelo Socialismo) y de Tribuna Clasista, junto a varios intelectuales, profesores y luchadores que son dirigentes sociales y políticos en su país. También la presencia del compañero Emigdio, de Paraguay, que es un gran científico, médico, reconocido participante en las luchas sociales, y el apoyo de una organización campesina que nos ha enviado su adhesión. Ni qué hablar de los compañeros del Partido de los Trabajadores, que es un polo político creciente en la realidad uruguaya.


También hay compañeros que no asistieron por dificultades económicas. De Perú, los compañeros del grupo Vilcapaza, han enviado un documento sobre la realidad peruana y nos piden que viajemos para discutir las conclusiones de la Conferencia. También tenemos documentos enviados por los compañeros de Chile, y adhesiones de los compañeros de Bolivia.


Doy especial importancia a la adhesión de los compañeros del magisterio, un grupo que rompió con el POR de Bolivia y se proponen viajar a Buenos Aires, para poder debatir.


La compañera María, aquí presente, es una figura histórica de la lucha en Nicaragua y de la revolución sandinista y hoy es oposición. La juventud, la cual está ligada lucha firmemente, aunque debe avanzar en la comprensión del período que atraviesa Nicaragua. Acerca de la llamada intervención humanitaria de la OEA en ese país, le comenté que este problema también lo tuvimos aquí, en el ’78, cuando la Comisión de Derechos Humanos de la OEA vino a la Argentina y, en plena dictadura, se formó una cola de tres cuadras de gente que salió a llevar la denuncia sobre sus parientes o amigos desaparecidos, y se elaboró el primer informe completo que fue un arma política. Una cosa es utilizar todos los instrumentos y otra cosa es darles apoyo político. La compañera está preocupada por el grave tema de las migraciones en Centroamérica, lo mismo que las compañeras salvadoreñas que estuvieron.



Hay otras organizaciones, de México, que esperan tomar contacto. Hace dos años y medio hicimos una Conferencia en Montevideo, les fue útil a los compañeros en la lucha política desarrollada allí y reagrupamos fuerzas. Esa Conferencia preanunció la crisis que estaba en pleno desarrollo del nacionalismo burgués y del centroizquierdismo. Las ilusiones sobre el chavismo aún estaban a flor de piel, y mantuvimos debates públicos con dirigentes del sindicalismo y del Partido Comunista Uruguayo. Sacamos un documento que sirvió de orientación. Incluso esta ruptura del POR, se basa en parte en aquel documento, que lo llevamos a un debate en Bolivia y fue una referencia.


Bolsonaro


Esta Conferencia se da con el pronóstico ya cumplido. Se desmoronó el nacionalismo burgués, tenemos a Ortega reprimiendo a las masas trabajadoras y a la juventud en Nicaragua, el fenómeno de Maduro, colocado de espaldas a la clase obrera y en planes de privatización. Y la realidad de que eso ha sido reemplazado en parte por un ascenso de Macri en Argentina, de Piñera en Chile y el ascenso de Bolsonaro. El debate que se hizo hoy debe haber impresionado a muchos compañeros. Esclarecimos un problema donde hay una confusión extraordinaria. Hemos dedicado tres días a discutir la caracterización de qué tipo de régimen político es el de Bolsonaro y qué tenemos que enfrentar, con un método marxista. Porque no sólo se trata de decir que Bolsonaro es un fascista. Una caracterización correcta es la que permite afrontar, en forma científica, consciente, no aventurera pero tampoco conservadora, el desafío que va a significar el ascenso de este régimen, que tiene un elemento fascista, y que va a intentar métodos represivos extremos, de guerra, contra el proletariado y las masas oprimidas de Brasil. Esa es la experiencia que hemos tenido en la Argentina cuando estalló el golpe de 1976. A partir de una caracterización correcta del golpe, fuimos una de las organizaciones que más militancia tuvo durante la dictadura; la caracterización permite llevar adelante un plan de trabajo y desarrollarlo.


El documento aprobado plantea que marchamos a una polarización política, no fatalista sino contradictoria. Un polo está relativamente claro, es el de Bolsonaro, de la derecha, que intenta ser repetido por otros en Latinoamérica; el otro polo, nos plantea una actividad militante, que no se va a desarrollar mecánicamente; vamos a intervenir en el proceso para crear ese polo político revolucionario. Porque, compañeros, en este momento, tenemos una lucha política frontal con todas las corrientes populistas. Los medios de prensa los presentan a ellos como la izquierda del continente, y no lo son. Ellos empezaron con las políticas de ajuste y represión. Cristina Kirchner fue miembro del G20. Por lo tanto, la batalla política contra el frente democrático en Brasil, contra el “frente antimacrista” en la Argentina, por superar al Frente Amplio de Uruguay, que se pretenden presentar como muralla contra el avance de la derecha, es, en esta etapa, fundamental. En oposición a esta política que conduce a un callejón sin salida, llamamos a impulsar un frente único de los trabajadores a nivel continental, para derrotar al fascismo y a los gobiernos responsables del ajuste y la entrega.


A debatir


La salida de estos documentos tiene que abrir una etapa de debate político. Hay un campo de trabajo impresionante. Por lo tanto, compañeros, hoy nosotros quisimos terminar de conocernos, sacar un planteamiento, fijar una serie de campañas políticas a desarrollar. El 30 de noviembre va a haber una marcha gigantesca en Buenos Aires, contra el G20, pero que la Conferencia votó que se extienda a todos los países. También se ha planteado el tema de la mujer, vamos el 25 a una marcha que es continental, en la cual queremos intervenir con un programa, y especialmente el paro internacional que queremos promover el 8 de marzo del año próximo. En la Comisión laboral se discutió también que si se llevaban adelante los planes de reformas previsional y laboral, íbamos a hacer movilizaciones conjuntas, por lo menos en Uruguay, Argentina y Brasil. También se planteó trabajar por una reunión latinoamericana de educadores, ya que todos tenemos influencia en sus sindicatos.


Esta Conferencia no es un hecho aislado, el año que viene vamos a tratar de realizar una en Brasil, convocando a nuevos sectores y organizaciones.


El Partido Obrero está inmerso en la lucha por reconstruir la Internacional. Nosotros somos luchadores de la IV, porque ésa es la necesidad planteada hoy en día para los trabajadores del mundo frente a la crisis del régimen capitalista.


Compañeros, creo que el objetivo ha sido logrado. Estoy contentísimo de haber conocido una cantidad de compañeros tan valiosos, tan luchadores, tan inteligentes. ¡Viva la Internacional! ¡Viva la Conferencia Latinoamericana!

 


Leé también:

Se realizó la conferencia internacional latinoamericana


 

También te puede interesar:

Este documento fue aprobado por el Comite Nacional del PO el 16/3 para el debate del XXVII Congreso.
Let’s not throw in the towel! All organizations, militants and supporters of the CRFI must take a stand!
Otra vez: en defensa de la unidad del Partido Obrero
Sobre un nuevo texto del grupo de Altamira. Escribe Gabriel Solano.