18/05/2021

Masiva huelga palestina contra la masacre sionista

El viernes 21, a las 18h, charla debate con Pablo Heller, por Zoom, Youtube y por Facebook Live

Este martes 18 se desarrolló una contundente huelga de la población árabe que vive en Israel y en los territorios palestinos. Fue en respuesta a los bombardeos masivos contra la Franja de Gaza (que ya dejaron más de 200 muertos), el desalojo de familias palestinas en los barrios de Jerusalén Este y el ataque de las bandas ultranacionalistas.

El llamado partió del Comité Arabe de Seguimiento, que nuclea a algunos de los partidos árabes-israelíes, y fue seguido también en Cisjordania, donde cerraron los comercios, los bancos, las escuelas, los edificios públicos y no funcionó el transporte.

Los medios especializados en el Medio Oriente informaron que las calles de Jerusalén Este estaban desiertas como fruto de la medida de fuerza, que paralizó también las obras en construcción de todo el territorio israelí, cuyos obreros son mayoritariamente de origen árabe. Además, los comerciantes palestinos cerraron sus comercios.

Los árabes-israelíes, un quinto de la población, viven en los barrios y en las ciudades más pobres y se encuentran sometidos a un régimen de apartheid por parte del sionismo. Algunos de los convocantes al paro señalaron que no se realizaba una medida de fuerza tan importante desde marzo de 1976, cuando la confiscación de tierras en Galilea desató la primera huelga en territorio israelí desde la ocupación.

La jornada contó con grandes movilizaciones en todo el territorio de la Palestina histórica, que fueron reprimidas por las fuerzas de seguridad de Israel. Hay varios heridos por balas de plomo y al menos un fallecido. En Ramallah, observa un cronista, la multitud incluía docentes, bancarios, y médicos que coreaban cánticos por el retorno a sus territorios históricos, y en la que se «palpaba» también la bronca hacia la «comunidad internacional» y los estados árabes por no detener la masacre (Middle East Eye, 18/5).

El este de Jerusalén, paralizado. Foto: Middle East Eye.

Los ataques sionistas, mientras tanto, van creciendo en su ferocidad. El lunes, uno de los bombardeos dañó y obligó al cierre del laboratorio de pruebas contra el Covid-19 en territorio gazatí. Cabe señalar que se están produciendo grandes aglomeraciones en centros de refugio, sin elementos de protección, en un territorio donde solo está vacunada el 2% de la población. Esto puede provocar un desmadre de la pandemia, que se suma a las dificultades para acceder a los hospitales en medio del fuego sionista. Las autoridades de la Franja de Gaza denuncian, asimismo, que Israel intenta obstruir el ingreso de organizaciones de ayuda humanitaria.

Mientras tanto, la única central eléctrica de Gaza ya casi no cuenta con combustible, lo que obliga a un racionamiento extremo. El territorio queda sin luz entre ocho y doce horas al día.

En las últimas horas, trascendió un pedido de cese al fuego por parte de la Unión Europea, que llega una semana después del comienzo de los ataques y que ratifica el derecho de Israel a defenderse, o sea que da piedra libre a la continuidad de la masacre. También Joe Biden le habría solicitado telefónicamente al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que avance en un cese de hostilidades. Pero no lo ha hecho públicamente. Y además, avala la agresión sionista con los mismos argumentos que sus pares europeos.

Frente a la masacre del sionismo, que actúa con el respaldo del imperialismo yanqui y europeo, es necesario redoblar la movilización. Decenas de miles se han movilizado ya en el viejo continente y en el Medio Oriente. En Argentina, debemos seguir ese camino.

 

También te puede interesar:

Agencia del sionismo y los gobiernos derechistas latinoamericanos.
Dinamarca - Líbano - Palestina.
Cada vez más desacreditada ante la población.
El debut cinematográfico de Barlett Sher, sobre los acuerdos secretos entre la OLP y el Estado de Israel en 1993, los convierte en un drama interpersonal a gusto del imperialismo norteamericano.
Los límites de Bennett-Lapid.