12/10/2020

Indonesia: las masas ganan las calles contra una reforma antiobrera y antiambiental

El gobierno indonesio de Joko Widodo hizo aprobar en el parlamento, el lunes 5, un conjunto de leyes rabiosamente patronales que implican un profundo ataque a los derechos de los trabajadores y al medio ambiente. La normativa, impuesta tras un debate exprés, modifica las leyes de Trabajo, de Ordenación del Territorio y de Gestión Ambiental. Cabe señalar que la votación se adelantó para sortear un paro de rechazo de 72 horas convocada por la Confederación de Sindicatos de Indonesia (KSPI), la Alianza del Congreso de Sindicatos de Trabajadores de Indonesia (KASBI) y el Movimiento Trabajo para el Pueblo (Gebrek) para el 6 de octubre.

La huelga se mantuvo: unas dos millones de personas se movilizaron en todo el país y se enfrentaron a la represión brutal que tiró bombas lacrimógenas y detuvo a más de cuatrocientas personas, principalmente en Yakarta, capital del país, Yogyakarta, Medan, Makassa, Manado y Bandung.

Concretamente, la reforma laboral elimina el salario mínimo general (ahora tomará como referencia los de las regiones, que son más bajos) y liquida varias licencias pagas (como ser por partos, horas de lactancia, enfermedades, etc). Se flexibilizan las regulaciones de control ambiental (por ejemplo, no habrá sanciones por incendios o desechos tóxicos) y de contratación a trabajadores extranjeros. Por último, aunque aún no fue especificado, se habla de un aumento en la jornada laboral y una reducción en las indemnizaciones por despidos.

El propósito de estas reformas es mejorar la “competitividad” frente a países vecinos con salarios muy bajos (como Tailandia y Vietnam) y atraer inversiones extranjeras. En el último año, unas cincuenta multinacionales abandonaron -o amenazan hacerlo- el país, trasladándose a Vietnam, Malasia o Tailandia. Además, para fines de este año, la economía entraría en recesión por primera vez en 23 años (EFE, 8/10).

Si bien tras la aprobación de la reforma se anunciaron algunas inversiones extranjeras (por ejemplo, la aerolínea lowcost Lion Air comunicó el inicio de una nueva aerolínea en el país evadiendo todas las denuncias en su contra y la investigación del vuelo fatal del Boeing 737 en octubre de 2018; la compañía Tesla, por su parte, podría fabricar baterías en el archipiélago), el cuadro de recesión global y las devaluaciones competitivas entre los Estados le ponen un límite a la pretensión del gobierno indonesio.

La extraordinaria huelga de Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo, se suma a otros importantes procesos huelguísticos del último período a nivel global (General Motors en Estados Unidos; Correo y petroleros en Brasil; Irán; Bielorrusia, entre otros), que marcan una irrupción obrera.

El desafío de las masas trabajadoras indonesias es profundizar la lucha para quebrar la reforma laboral antilaboral y antiambiental.

También te puede interesar:

Las deliberaciones de la comisión de situación internacional.
Indonesia - Perú - Honduras
Las empresas y la burocracia avanzan en una reforma laboral flexibilizadora.
Editorial. Escribe Néstor Pitrola
La petrolera registró una pérdida de 85.000 millones de pesos en el segundo trimestre del año.