09/11/2021

La caída del “gobierno de izquierda” en Portugal

Desde hace seis años, en Portugal existe una forma de gobierno, la Jerigonça, basada en un gobierno del Partido Socialista (PS), con el apoyo en la Asamblea de la República del Partido Comunista (PCP) y el Bloco de Esquerda (que integran los militantes del autodenominado Secretariado Unificado de la IV Internacional) que no se integraron “directamente” como ministros. Este apoyo tuvo una “geometría variable”, que fue siempre monitoreado y contó con acuerdo del presidente de la República, Rebelo de Sousa, dirigente del partido de derechas PSD e hijo de un ministro de la dictadura salazarista.

Este modelo de gobierno es presentado como un ejemplo a seguir en nuestro país hasta por los economistas del establishment. Le atribuyen enormes mejoras para las clases trabajadoras, aunque la realidad no lo es. De hecho, gracias a la Jerigonça, durante seis años, el gobierno del PS ha podido aplicar una política derivada de las necesidades e imposiciones del capital financiero. Un gobierno en la que los sucesivos Presupuestos del Estado fueron posibles gracias al apoyo del PCP y/o del Bloco, a cambio de algunas concesiones a las clases trabajadoras, acordadas con estos partidos políticos, que maquillaron algunas de las medidas contenidas en el llamado Memorándum de la Troika, implementado por el gobierno de coalición de la burguesía PSD/CDS, en el período 2011-2015.

Estas concesiones incluyen, entre otras cosas, terminar con las rebajas salariales nominales en salarios y pensiones, aunque no la plena recuperación de derechos, así como el freno a la privatización del transporte público. Sin embargo, estas medidas no cambiaron cualitativamente las condiciones de vida y de trabajo de la población trabajadora en general, que no han dejado de agravarse con el crecimiento de la precariedad, los despidos colectivos, la especulación inmobiliaria, el desmantelamiento de los servicios públicos, donde el colapso de varios hospitales públicos es presentado como inminente por las organizaciones sindicales de médicos y enfermeras.

La destrucción de miles de puestos de trabajo por parte de las multinacionales que controlan el sector energético (en nombre de la “transición energética”), la realizada por los bancos (en nombre de la “transición digital”), o en el transporte aéreo (donde la crisis se acentuó por la pandemia) dio lugar a procesos de resistencia y movilización. Al mismo tiempo que las direcciones burocráticas de los sindicatos han podido controlar estos procesos, imponiendo una práctica de fragmentación de las luchas y “concertación social”, cuyas consecuencias se han traducido en el debilitamiento de los propios sindicatos.

Elecciones y presupuesto

En el mes de septiembre de este año, las elecciones municipales pusieron de manifiesto el descontento de la clase trabajadora con esta política. La abstención fue del 46,3%, el segundo registro más alto desde que se celebran elecciones en 1976. El PS, declarado “vencedor” de esos comicios, perdió las alcaldías de Lisboa y algunas otras ciudades relevantes como Coimbra o Funchal. El PCP ha perdido algunas de las alcaldías de sus bastiones históricos como Évora o Loures, y el Bloco de Esquerda, apenas despega en el ámbito municipal. El resultado de las elecciones municipales fue el detonante de un punto de inflexión en esta forma de gobierno, apoyado, en la práctica, por el PCP, el BE y los dirigentes de los principales sindicatos.

La derrota del PCP en los ayuntamientos que nunca habían dejado de ser gobernados por este Partido después de la revolución del 25 de abril de 1974, así como la abstención masiva, fueron una llamada de atención para el PCP. La prensa burguesa denunció el malestar de militantes y cuadros de este partido, que exigen la ruptura con concesiones y compromisos con el Gobierno, así como la ruptura con el marco de la “unidad de la izquierda”, que ha permitido aplicar la política reclamada por la UE y el capital financiero.

En otras palabras, para mantener la Jerigonça, y para que ésta pudiera contener el descontento creciente de la clase trabajadora, era preciso hacer más concesiones. Pero los Presupuestos del Estado, diseñados para implementar los llamados “Fondos de Recuperación” definidos por el FMI, el Banco Central Europeo y la Unión Europea imperialista (la troika), en las condiciones fijadas por estos, no permitían más concesiones. De ahí la derrota del proyecto de Presupuesto del Estado para 2022, presentado por el gobierno del PS a la Asamblea de la República, que llevó a la ruptura de hecho de los acuerdos que permitían el sostenimiento del gobierno del PS, allanando el camino para una situación de vacío político que podría generar “sucesivas crisis políticas”.

A pesar de la inquietud experimentada dentro del PCP, su dirección trató de llegar tan lejos como pudo para mantener la cohesión de su partido, preservando al mismo tiempo la política de “unidad de la izquierda”. Una política que requiere que este partido sea capaz de controlar la lucha de las masas a través del aparato sindical de la CGTP, la central sindical hegemónica, para evitar la huelga general.

Entre las condiciones exigidas por el PCP para aprobar la propuesta presupuestaria del Gobierno, incluyó la necesidad de cambios en la legislación laboral, a saber, la derogación de la expiración de la negociación colectiva, que mantuvo durante estos 6 años.

El gobierno de António Costa, por su parte, ha hecho las concesiones necesarias para poder ejecutar un Presupuesto basado en el Programa de Recuperación y Resiliencia (PRP), firmado con la Unión Europea, de acuerdo con los intereses del capital financiero y de las grandes multinacionales. Por ello, Costa siempre ha dicho: “tenemos que hacer unos Presupuestos del Estado que preserven las cuentas adecuadas (léase, las condiciones acordadas en Bruselas), no podemos alcanzar acuerdos a cualquier precio”.

Incluso cuando “anunció” abrir el “diálogo” hacia la modificación de algunas leyes laborales, como fue el caso del aumento de la indemnización por despido y el número de horas extraordinarias anuales que debían pagar los empleadores, los representantes de las Asociaciones de Empleadores abandonaron inmediatamente las reuniones del Consejo Económico y Social (la cumbre de la “consulta social”), llorando: “¡Alto ahí, no cambies esto!”. Costa no sólo dio marcha atrás, sino que se disculpó públicamente.

Por su parte, el BE solo podía adoptar la misma posición que el PCP, como parte de su estrategia de defensa de un gobierno que implementa “políticas de izquierda” en el marco de la Unión Europea.

Disolución

Todo este conjunto de componendas políticas –alcanzadas bajo el chantaje ultimatista del Presidente de la República: “Si esta Propuesta de Presupuestos no es aprobada en general, disuelvo la AR [Asamblea de la República] y llamo a nuevas elecciones legislativas”– se hizo con la preocupación de mantener a las clases trabajadoras al margen de la escena política e impedirles llevar a cabo el frente único de clase, e imponer bajo sus propios métodos las legítimas demandas derivadas de los problemas a los que se enfrentan.

Obviamente, el llamado a una movilización en esta dirección sería un paso hacia la ruptura con la política del sistema basada en la propiedad privada de los medios de producción, un paso que todos ven como una pesadilla a evitar.

De ahí la urgencia del Presidente por disolver la Asamblea de la República, un paso que hizo efectivo el día 4 de noviembre. ¿Qué busca con esta medida? Todo parece indicar que una nueva “geometría”, un acuerdo de “unidad nacional” con el PSD, partido de la derecha, para aplicar, de otra manera, las políticas pactadas con Bruselas. El 30 de enero se realizarían las nuevas elecciones parlamentarias.

Las direcciones del PCP y la CGTP, así como sectores minoritarios del PS, critican la llamada “precipitación del PR [presidente]”, afirmando la posibilidad de presentar una nueva propuesta de presupuesto estatal, pero sin abrir nunca una salida que las clases trabajadoras pudieran captar: la movilización conjunta y la centralización de su movimiento ante los poderes del Estado y de la Troika. Pero a pesar de su apoyo al rechazo del proyecto de presupuestos, la dirección burocrática de la CGTP ha decidido suspender “sine die” las huelgas anunciadas, en varios sectores, a saber, profesores, enfermeras y médicos.

Como vemos, los trabajadores tenemos una sola perspectiva, incluso frente a gobiernos que se reclaman de izquierda: la recuperación de los sindicatos, la utilización de los métodos de la lucha de clases y la construcción de un partido independiente que rompa con todas las variantes de la burguesía, la pequeño burguesía el imperialismo y los aparatos contrarrevolucionarios.

En esta nota

También te puede interesar:

Rescate de la deuda a costa de liquidar los derechos laborales.
Más sobre el “camino portugués”. Escribe Néstor Pitrola
Más sobre el “camino portugués”. Escribe Néstor Pitrola
La cara oculta del “milagro económico” que elogia Kicillof. Escribe Pablo Heller.