Grave

La Corte Suprema de Chile dictamina que Jones Huala vuelva a la cárcel

Revocó el fallo que otorgaba la libertad condicional al referente mapuche.

El máximo tribunal de la Justicia chilena revocó el fallo de la Cámara de Apelaciones de Timbuco que el pasado 21 de enero había concedido la libertad condicional al referente mapuche Facundo Jones Huala, condenado en 2018 a nueve años de prisión por el incendio de una vivienda y tenencias de armas de fuego, en el marco de un proceso judicial plagado de irregularidades. Es el símbolo de que la persecución al pueblo mapuche es una política de Estado.

La Corte Suprema de Chile resolvió en un fallo dividido revertir el beneficio que había sido concedido a Jones Huala, quien deberá regresar así a cumplir su condena en la cárcel. La apelación contra el otorgamiento de la libertad condicional provino por parte del gobierno nacional saliente de Sebastián Piñera, a través del Ministerio del Interior y Seguridad Pública.

La fundamentación del fallo no deja margen de dudas de que la intención es evitar un antecedente que siente jurisprudencia acerca de los procesos en que se juzga a miembros de comunidades originarias, rechazando la aplicación de sanciones distintas a la prisión porque esa interpretación “llevaría al absurdo que en todo los casos en que se juzgue a un miembro de un pueblo indígena por la comisión de un delito, por grave que sea, su pena no la cumpliría privado de libertad en un establecimiento estatal”.

Este atropello contra Facundo Jones Huala es parte de una hostilidad contra el pueblo mapuche a ambos lados de la cordillera. Recordemos que el referente había buscado refugio en nuestro país ante la persecución de la Justicia trasandina, pero fue extraditado en 2018 bajo el impulso del gobierno de Macri, en plena arremetida como la que cobró las vidas de Santiago Maldonado en Chubut y Rafael Nahuel en Río Negro, a manos de fuerzas federales.

Las comunidades mapuches son hostigadas en función de abrir paso al lobby de los grandes negocios mineros, petroleros, forestales e inmobiliarios que se ciernen sobre la Patagonia. El sur chileno se encuentra militarizado desde 2019. El nuevo encarcelamiento de Jones Huala forma parte de esta ofensiva.