02/11/2000 | 686

La «derecha política y económica» actualiza la «ideología» del Frente Amplio

Tabaré Vázquez, presidente del Frente Amplio, acaba de invitar a “dos representantes de la derecha política y económica” del Uruguay, Ricardo Zerbino (ex ministro de Finanzas bajo la pre­sidencia de Sanguino 1,1 i, actual pre­sidente de la empresa Fanapel, que acaba de adquirir Celulosa de Argenti­na al Citibank) y Héctor Gros Espiell (ex ministro de Lacalle), a participar en los “talleres de actualización ideológi­ca» del FA.


Vázquez hizo la invitación a título personal, aunque con la autorización de la Mesa Política del FA, “aplicando -una vez más, según el semanario frenteamplista Brecha (20/10- la política de los hechos consumados”.


El hecho despertó protestas dentro del Frente Amplio. Algunos de sus miembros reunieron el número de fir­mas necesario para convocar a una reunión extraordinaria de la Mesa Po­lítica del FA para anular la invitación a los ex ministros. La reunión, sin em­bargo, ante la masiva ausencia de los derechistas, no se realizó por “falta de quórum”. Así quedó consagrada, la presencia de los ex ministros en los ‘talleres’.


El objetivo de los “talleres de actua­lización ideológica” que impulsa Tabaré Vázquez es derechizar más al FA y pre­parar un acuerdo político con alguno de los tradicionales partidos patronales uruguayos en las presidenciales del .2004, El tupamaro José Mugica se pro­nunció a favor de un acuerdo de este ti­po hace ya unos meses.


Inicialmente, la. ‘actualización ideo­lógica’ debía ser debatida exclusiva­mente en el marco del Frente Amplio. Pero Tabaré Vázquez impuso que tam­bién participaran de los «talleres los miembros del Encuentro Progresista, un minúsculo grupo de desgajamiento« y subfracciones de los partidos blanco y colorado con los que el FA ha formado un frente electoral. Vázquez amenazó con renunciar si no se aceptaba la par­ticipación de los miembros del EP (Bre­cha, 18/10). ‘


El nuevo programa del Frente Am­plio será redactado por una coalición, pe­ro no “de izquierda” sino de la patronal.