25/05/2020

Las definiciones de Robson Silva de LPS de Brasil en el Facebook Live internacional

El dirigente de los trabajadores de Correo de Minas Gerais se refirió a la crisis política en Brasil

Este sábado 23, tuvo lugar el Facebok Live sobre “el movimiento obrero internacional frente a la pandemia y la crisis”, con la participación de secretarios generales y referentes sindicales de Argentina, Brasil, Perú y Francia.


En la ronda de preguntas, Robson Silva, director jurídico de la Federación Nacional de Trabajadores de Correos (Fentect) de Brasil y presidente del sindicato de Trabajadores de Correos de Minas Gerais (Sintect-MG), además de dirigente de Luta Pelo Socialismo (LPS), fue consultado por el público acerca de un posible golpe contra Bolsonaro y acerca de la política del PT. A continuación, compartimos la traducción al español de sus respuestas.


¿Cuál es la posición del movimiento sindical combativo en Brasil sobre los rumores de un golpe contra Bolsonaro?


Primero, no es un golpe contra Bolsonaro, en verdad, el gobierno de Brasil ya es un gobierno totalmente militarizado. Entendemos que solamente esa acción parlamentaria de juntar organizaciones para llevar a cabo el impeachment del gobierno de Bolsonaro no es suficiente sin el apoyo de la población. Lo que, en nuestra opinión, debe ser hecho es la organización de un frente único de organizaciones de izquierda y movimientos sociales para derrocar el gobierno, incluso porque Rodrigo Maia, que es el presidente de la Cámara, ya tiene más de treinta pedidos de impeachment a Bolsonaro. Ese movimiento es más un movimiento que parece un intento de organización de un frente amplio, nosotros estamos en contra porque el [planteo] histórico de un frente amplio siempre llevó a la clase trabajadora, después de lo sucedido, a un gobierno de derecha. Y nosotros precisamos organizar una lucha que de verdad sea de los trabajadores. Y, por último, yo escuché atentamente las intervenciones de los otros compañeros, y la pandemia mostró más claramente qué es el sistema de desigualdad que existe en el mundo, qué es el capitalismo. La pandemia ayuda a los trabajadores a comprender que el sistema solo favorece una pequeña parte de la población que dirige los medios de producción, que es la burguesía, mientras que el pueblo pobre no tiene absolutamente nada.


¿Cómo ven la actuación de Lula y el PT que llamaron a la total pasividad electoral con la consigna "hay 2018", sin resistir el golpe contra Dilma y que derivó en el ascenso de Bolsonaro?


Es importante destacar que la posición del PT, del Partido de Trabalhadores, fue una posición muy denunciada por nosotros en el momento del golpe [contra Dilma Rousseff, en 2016] porque ellos no lucharon contra el golpe y fueron avisados. Había una división dentro del propio partido que también contribuyó a eso. Nosotros denunciamos todo el tiempo que esa pasividad de ellos iba a llevarnos a una cosa peor. Y el golpe, sufrido por la presidenta Dilma, que no fue defendido, fue un golpe en verdad contra la clase trabajadora porque, aunque pese el gobierno de frente popular del PT, fueron colocados diversos ataques como la reforma laboral, la reforma previsional. Entonces el golpe fue un medio que la burguesía usó para ir implementando los ataques a la clase trabajadora. Nuestra propuesta de construcción de un trabajo de lucha, mismo siendo un partido pequeño, es la de un frente único que reúna las fuerzas de izquierda pero que no dé paso a la derecha liberal, porque es un riesgo que la clase trabajadora corre y esa política de apoyarse solamente en elecciones parlamentarias lleva a la clase trabajadora a perder todavía más derechos. Una cosa más: así como en los otros países fue destacado, aquí también la burocracia sindical es una barrera muy dura para la clase trabajadora y [quiero] denunciar esa burocracia sindical, así como lo hicimos, por ejemplo, en el acto del 1º de mayo, cuando las centrales sindicales invitaron al ex presidente Fernando Henrique Cardoso, para hablar en el mismo estrado que los trabajadores, eso creó una confusión y nosotros necesitamos aclarar que ese no es el camino para la clase trabajadora.


Y una última cosa, aunque seamos agrupaciones pequeñas, tenemos que usar toda organización en el movimiento sindical para presionar esas burocracias y, en donde nosotros tengamos influencia, colocar la consigna: “fuera Bolsonaro y su gobierno y por un gobierno de los trabajadores de la ciudad y del campo”. Porque si no colocamos nuestra consigna y explicamos que tenemos que tener una salida de izquierda para la clase trabajadora, la mayoría de las personas es engañada y cae en la idea de que una nueva elección resolvería el problema. Estamos en un sistema desigual, que es el capitalismo, una elección no resolvería el problema de la crisis económica profunda y política que hay en el mundo. Entonces necesitamos llevar las consignas a nuestros sectores donde tenemos influencia.            


Durante el Facebook Live, se leyó también la adhesión de la agrupación Tribuna Classista de Brasil, que “saluda a los camaradas del PO, estamos juntos en la lucha por la emancipación, la victoria de los trabajadores y por el socialismo”.