20/05/2010 | 1129

Mujica no puede dormir

Apoco de asumir, el presidente de Uruguay “Pepe” Mujica declaró que padece insomnio, estrés, alta presión arterial y altos niveles de colesterol, además del evidente sobrepeso. Le aconsejaron hacer “siesta”, caminar todos los días y suspender su viaje a España.

Cuando “Pepe” estaba en el llano, describía la tarea de gobierno como algo sencillo y de sentido común. “Tengo un proyecto magnífico: sacar la casa de gobierno de la Plaza Independencia y ponerla en algún lugar más ventilado, donde haya una parra para sentarse a tomar mate, y un par de cuzcos en la vuelta, para avisar cuando lleguen los ministros. Desde un lugar así, no hay cómo errarle a buenas decisiones de gobierno” (blog Pepetalcuales).

De guerrillero a presidente

Durante la campaña, señaló como uno de sus objetivos “reducir el 50% de la pobreza”, que alcanza al 20% de la población, unos 700.000 uruguayos luego de cinco años de gobierno del Frente Amplio. Si sumamos los más de 700.000 emigrados, supera el 40%.

Anunció el plan para lograrlo en el Conrad de Punta del Este, ante 400 empresarios en una cena organizada por el dueño de Buquebus, Juan Carlos López Mena, que contó con la asistencia de Cristiano Rattazzi (presidente de Fiat), Eduardo Eurnekian (accionista mayoritario de Aeropuertos Argentina 2000), Julio Werthein (presidente de la Cámara de Comercio argentino-china), Héctor Méndez (presidente de la UIA), Oscar Andreani, entre otros. También dieron el presente representantes de Molinos, Citibank, Techint, Cargill y Mercedes Benz.

“El objetivo del encuentro era transmitirles calma a los inversores, no vamos a expropiar a nadie”, dijo. “El nuevo gobierno electo va a dar señales de mucha más confianza y vamos a tener grandes sorpresas; muy buenas en cuanto a inversiones”, aseguró López Mena. “La principal disyuntiva que sobrevolaba la cabeza de los emprendedores era qué cambios aplicaría Mujica, ya que es uno de los principales exponentes del progresismo uruguayo” (Crítica Digital, 11/2).

Luego de la reunión donde dijo: “no vamos a expropiar a nadie”, “lo consideraron un ‘ídolo empresario’”, dice la crónica de la reunión. Los empresarios aprovecharon los pasillos del hotel Conrad para destacar las ventajas de invertir en Uruguay: el menor gravamen a las ganancias y la inexistencia de retenciones para el agro. El director ejecutivo de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Marcelo Fielder, no ahorró críticas hacia la política agropecuaria del gobierno de Cristina Fernández y destacó que del otro lado del río si los productores “invierten en la soja, tienen precio pleno en dólares” (ídem).

El ídolo de los empresarios comienza a gobernar

Luego de su victoria, comenzaron los tropiezos y dolores de cabeza. La ceremonia de asunción tuvo un costo de 150.000 dólares. Y “Pepe” quiso que fuera financiada por empresarios, tuvo un cruce con dirigentes sindicales que se opusieron a “privatizarla” y tuvo que desistir.
El fallo de La Haya impulsó una masiva concentración de asambleístas que reafirmaron su lucha contra Botnia. En lugar de un paso para el desalojo del puente, el fallo ha sido un avance en fortalecer el bloqueo.

Las elecciones de intendentes y concejales que se realizó este mes fue “tirón de orejas” para algunos dirigentes del oficialismo, tal como el vicepresidente del país, Danilo Astori, ya que si bien el Frente Amplio retuvo el gobierno de Montevideo por quinta vez consecutiva (desde 1990), la votación estuvo por debajo del 50 por ciento y con retroceso en votos.

Con estos resultados a menos de tres meses de asumir, no es extraño que “Pepe” declare: “Estoy padeciendo notorias dificultades para dormir, me despierto a las dos o tres de la mañana y la cabeza me da vuelta, me da vuelta y me da vuelta con problemas de todo tipo”, confesó el jefe de Estado.

En esta nota