12/06/2020

“Nissan no se cierra”: lucha contra los despidos en las automotrices españolas

En marzo, el gobierno español decretó la prohibición de despidos. Sin embargo, al igual que en Argentina, se siguen produciendo por montones. Sucedieron en las aerolíneas y las empresas de turismo; el turno ahora es de las automotrices. La multinacional Nissan anunció, para diciembre de este año, el cierre de todas sus plantas ubicadas en Barcelona. Esta medida afectará a 3.000 trabajadores directos y otros 20.000 subcontratados.


Ante esta situación, los trabajadores se organizaron en asambleas virtuales para deliberar qué medida de fuerza llevar a cabo, votando una huelga indefinida a comienzos de mayo. El jueves 11, una enorme caravana de autos recorrió las principales calles de Barcelona, decantando luego en una movilización a pie. El viernes 12 al mediodía, hubo una protesta en la Zona Franca. En la manifestación se vieron decenas de pancartas con el rostro de Makoto Uchida, presidente de la empresa, junto a la consigna “Nissan no se cierra”. En la lucha convergen los trabajadores directos de Nissan y los de las subcontratistas (como Lear y Gestamp), que hace varios años vienen reclamando por iguales condiciones laborales.


La empresa nipona, que hizo fabulosas ganancias en los últimos años, arguye como uno de los motivos del cierre las caídas en las ventas que produjo el coronavirus. Pero, en realidad, el coronavirus aceleró una decisión que ya estaba tomada. El trípode Nissan-Renault-Mitsubishi acordó en febrero que Nissan se reorientara fuera de la Unión Europea, sobre todo en el continente asiático.


El gobierno de Pedro Sánchez y el gobierno catalán han asumido una actitud lastimosa, tratando de hacer entrar en razones a la empresa. Las conducciones sindicales de la UGT y Comisiones Obreras (CC.OO.), en tanto, se han ido adaptando a los ataques de la patronal, firmando por ejemplo en marzo el Expediente de Regulación Temporal del Empleo (Erte) que suspendió a los trabajadores con una rebaja salarial del 15%.


Nissan es sólo el puntal de una avanzada patronal. Ford, Mercedes Benz e Iveco también preparan despidos. Ya son 700 mil los catalanes afectados por Expedientes de Regulación Temporal del Empleo (Erte).


Los trabajadores de Nissan, con su lucha, marcan un camino en la defensa de los puestos de trabajo.



 

En esta nota

También te puede interesar:

La multinacional descarga la crisis sobre los trabajadores mientras salva las ganancias patronales.
Organicemos la lucha por los 500 puestos de trabajo y el 100% del salario.
Reclaman que se vaya el titular de la Secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia.
Apoyemos la lucha de los trabajadores de Danone en defensa de sus puestos y condiciones de trabajo.