26/03/2021

Por una segunda conferencia latinoamericana y de los Estados Unidos

Texto del Grupo de Acción Revolucionaria de México.

Imagen de la rebelión popular chilena, en 2019.

A las compañeras y compañeros del Partido Obrero

A las compañeras y compañeros del Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad de Argentina

A las organizaciones revolucionarias de América Latina participantes de la primera Conferencia Latinoamericana

 

La lucha por el derrocamiento del capitalismo y la instauración del socialismo son hechos internacionalistas por la misma necesidad que impone la realidad. La crisis económica global agravada por la pandemia mundial del virus SARS-CoV-2 son claros ejemplos de cómo la decadencia capitalista es un hecho mundial. Por lo tanto, la acción consciente y revolucionaria del proletariado para superar el régimen de la burguesía tiene que ser de la misma magnitud: internacional. Es por ello que cualquier construcción que abone a la organización revolucionaria mundial del proletariado tiene que ser apoyada por el Grupo de Acción Revolucionaria. Es para nosotras y nosotros una cuestión de principios.

Se debe sumar también las particularidades que se dan en América Latina debido al sometimiento del imperialismo. La crisis del capital tiene su cara más cruda en la realidad del pueblo trabajador y oprimido de esta región. La posibilidad de que los gobiernos latinoamericanos  logren superar la crisis es casi nula, esto generará desempleo, quiebras fiscales, mayor endeudamiento y a la larga mayor opresión. Por otro lado, una de las peores caras de la crisis sanitaria producto de la Covid-19 se ve en esta parte del mundo. Brasil y México ocupan el segundo y tercer lugar a nivel mundial en cifras acumuladas de muertes. Pero también los estragos se han sentido en Perú, Argentina, Ecuador y Chile, sólo por mencionar algunos casos. Además, esta cuestión se agrava debido a que el acceso a la vacuna está acaparado por los países imperialistas.

La primera Conferencia Latinoamericana recogía una caracterización importante sobre la situación de la región desde 2019: la tendencia al incremento de las rebeliones populares producto de la elevada polarización social. Las condiciones a inicios del 2021 sólo confirman que estamos en la antesala de movilizaciones importantes dentro de la región debido a que las condiciones objetivas que impone la crisis del capitalismo son ya una traba para el desarrollo pleno de los pueblos América Latina y el mundo. Por lo cual el reto de las organizaciones revolucionarias del continente es construir un polo de independencia política para la lucha del proletariado  en América Latina y los Estados Unidos, que dé una salida programática e inyecte de perspectiva las luchas cotidianas del pueblo explotado y oprimido, es decir, que plante la necesidad de una salida de las y los trabajadores.

Una alternativa socialista internacional en América Latina y el mundo es imperante. Sin embargo, ¿cómo lograrla? La Conferencia Latinoamericana y de los  EE. UU. convocada por las organizaciones integrantes del Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad (FIT-U) de Argentina a la que el GAR se sumó es un camino. Entre las conclusiones más importantes estuvo que la izquierda revolucionaria es marginal en estos momentos, desde las organizaciones más grandes en Argentina, Brasil o Bolivia, pasando por las organizaciones embrionarias en países como México, Chile y Perú, la marginalidad es un aspecto de profunda importancia pues ha llevado a las organizaciones que se reclaman revolucionarias integrar frentes amplios como el PSOL en Brasil o mantener una política sectaria que de un lado los lleva a la cola de los procesos del nacionalismo burgués y del otro los aleja de las masas.

Es necesario seguir discutiendo una política de intervención clasista en los diferentes planos de la lucha cotidiana, ya sea desde la lucha en contra de los recortes salariales y de la precarización del trabajo, así como en la lucha del movimiento de mujeres por las conquistas democráticas como el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. La izquierda revolucionaria tiene que salir de su letargo, la barbarie capitalista nos impone la urgencia de convertirnos en una opción que plantee el socialismo y el gobierno de trabajadores como mecanismos de solución real de los problemas de las grandes masas.

Los temas que aquí se han planteado siguen vigentes para su discusión. La articulación internacionalista necesita seguir construyéndose. En ese sentido, desde el GAR de México, decimos que se deben continuar los trabajos de la Conferencia Latinoamericana y de los Estados Unidos. Nos adherimos a la propuesta del Partido Obrero de Argentina de realizar una segunda edición. No se debe perder la oportunidad de que las organizaciones revolucionarias de esta región sigan construyendo una propuesta organizativa que genere una praxis que esté a la altura de las próximas rebeliones populares, transformando su carácter en una verdadera lucha por el socialismo.

¡Por una salida obrera y socialista!

¡Por un gobierno de trabajadores!

¡Por la unidad socialista de América Latina!

¡Por una segunda Conferencia Latinoamericana y de los Estados Unidos!

¡Luchar, Vencer!

También te puede interesar: