20/03/2014 | 1306

Segunda conferencia europea de la CRCI

29 Y 30 DE MARZO, EN ATENAS


La Segunda Conferencia de la Coordinadora por la Refundación de la Cuarta Internacional (CRCI) se desarrollará a pocos meses de las elecciones europeas, en un cuadro de agravamiento de la crisis capitalista, el levantamiento popular en Bosnia y la crisis en Ucrania. Se propone disPuticutir un programa de acción.

Una de las finalidades de esta nueva Conferencia convocada por los partidos nucleados en la CRCI es organizar una campaña política con vista a las nuevas elecciones europeas que se realizarán el 25 de mayo próximo.

Las elecciones tendrán lugar cuando Europa enfrenta una deflación pronunciada y ascendente. El punto crucial es, sin embargo, la crisis de Ucrania, que pone en cuestión, de un lado, a la pretensión imperialista de la Unión Europea y, del otro, el retorno tardío y agotado de la sujeción nacional a Rusia. La lucha por una Ucrania unida e independiente encierra un potencial revolucionario que podría conmover a toda Europa, desde el Atlántico hasta los Urales. Los planes de austeridad económica violenta que prepara el imperialismo yanqui-europeo, por un lado, y la acentuación del sentimiento nacional contra el atropello de Rusia, por el otro, despliegan un escenario excepcional. Por un lado, conmueve las bases de la miseria social que se desarrolla en los países europeos y extiende el campo geográfico y social de la lucha contra la austeridad del capitalismo en bancarrota. Rusia, por su lado, no está iniciando una segunda “guerra patria”, como la que libró contra el hitlerismo, sino una segunda guerra de Crimea, en el siglo XVII, o una segunda guerra ruso-japonesa, política y económicamente hablando, que terminará de minar las endebles bases del régimen autoritario del restauracionista Putin.

La independencia y unidad de Ucrania contra la UE-Otan, por un lado, y Putin del otro, está, sin embargo, ausente de la campaña electoral, a pesar de que la crisis estalló a partir de noviembre pasado. Los partidos oficiales se pasean entre las cancillerías, pero son incapaces de hablarle al electorado. En esto ve la fuerte ligazón que, en medio de la crisis, conserva la burguesía imperialista con la oligarquía de Rusia y de Ucrania.

Vaciamiento

Asistimos “a las elecciones europeas más tensas (…) el 25 de mayo funciona como una especie de plebiscito para la política de austeridad” (El País, 16/3). El diario español exagera, porque esas elecciones no oponen alternativas reales, pero acierta en lo relativo a que registrará una abstención elevada. Cuando un país como Italia ha podido experimentar tres gobiernos al hilo, de diferentes signos políticos e incluso combinados, sin pasar por una elección, es claro que el edificio político ya está listo para ser dinamitado.
Este agravamiento creciente de la crisis social echa leña al fuego del malestar y el descontento popular “Por vez primera, la credibilidad de las instituciones está por los suelos (…) se acerca el momento de votar y el estado de ánimo de Europa es impredecible” (ídem).

Bosnia

Las elecciones tienen lugar luego del levantamiento popular contra las privatizaciones en Bosnia, un anticipo de lo que ocurrirá en Ucrania. La bandera de una Ucrania independiente, unida y socialista, tiene su réplica en la lucha por la unidad socialista de los pueblos de los Balcanes.

El texto de convocatoria a la conferencia destaca: “En un país fragmentado, reducido a un protectorado de la UE y de la Otan, el campo de batalla de choques inter-étnicos e inter-religiosos feroces y masacres entre nacionalismos antagónicos fomentados y manipulados por la UE y el imperialismo estadounidense”, la clase obrera inició “una genuina revuelta (…) seguida por todo el pueblo de Bosnia, una rebelión contra todas las camarillas nacionalistas, oligárquicas y corruptas, y contra los acuerdos imperialistas de Dayton”, dándole nueva vigencia y actualidad a la lucha por un federación socialista de los Balcanes.

Programa de acción

De cara a este escenario, el carácter estratégico del temario de esta Segunda Conferencia es incuestionable. Europa entera se acerca a confrontaciones decisivas. Los partidos pequeño burgueses de la izquierda europeísta, encabezados por la griega Syriza, revelan su miopía y su seguidismo al capital, simplemente por ignorar este pronóstico. En oposición a los gobiernos capitalistas y a la Unión Europea imperialista, está planteada la lucha por un gobierno de trabajadores y la unidad socialista de Europa.


Pablo Heller

(*) El texto completo del llamamiento, traducido al castellano, está publicado en la página web del Partido Obrero,
en Internet.