18/09/1997 | 557

Tupamaros: ¿‘frenteamplistas a la intemperie’?

«La senadora comunista Marina Arismendi comparó la actitud del edil emepepista Jorge Zabalza al no votar lo resuelto por el Frente Amplio con la desestabilización interna que vivió el gobierno de Salvador Allende en Chile» (La República, 15/9). El FA considera, de este modo, nada menos que una ‘herejía’ la oposición de principios del MPP a las privatizaciones.


El PC uruguayo coincide con una ‘mayoría’ frenteamplista que está reclamando la expulsión de la corriente alineada con los Tupamaros. El FA ya hace tiempo que es un Frepaso oriental e incluso una Triple Alianza con los capitalistas del Encuentro Progresista (escisión de los blancos) y los concesionarios privados del municipio de Montevideo. Esta ‘mayoría’ está impulsando una campaña de repudio al MPP para vehiculizar una ‘reforma estatutaria’ que culminaría en la exclusión.


¿Cómo ha reaccionado a esta ‘jauría’ el MPP? Por un lado, Mate Amargo (11/9), su vocero, coincide en que «la tormenta política en la coalición … fue preparada primorosamente por blancos y colorados (y por sus aliados del Nuevo Espacio)». Quiere decir que todos los frenteamplistas estarían empujando para el mismo lado. El MPP había pedido tan sólo que la decisión mandatando a los ediles por el voto de la privatización «se aplazara por una semana … dando tiempo suficiente para habilitar un plebiscito entre los frenteamplistas que laudara el tema de manera más democrática»(ídem). El MPP reconoce que muy probablemente perdería el plebiscito, ya que considera que la ‘ola’ privatista responde no a una ‘traición’ del FA, ni siquiera a una «inconsecuencia de algunos dirigentes que se divorcian de su base social, sino de una inflexión que —al menos en sus inicios— es acompañada por parte de las bases, especialmente cuando la izquierda comienza a acercarse al gobierno como última carta que juega el pueblo para buscar una salida a una situación que se torna desesperante» (ídem).


Así, para mejor servir a los designios reaccionarios del FA, los dirigentes Tupamaros están poniéndole la ‘alfombra’ a su próxima exclusión: «en el diseño de largo plazo, no es mal ejercicio el pensar en que ‘se puede ser frenteamplista a la intemperie’ …» (ídem).

En esta nota