11/04/1995 | 443

¡Viva la huelga general indefinida!

¡Paralizar el campo y la ciudad!

La represión radicaliza la lucha


La marcha protagonizada por los maestros rurales y de provincias de La Paz provocó la solidaridad de los campesinos que se encontraban en el camino. Les dieron comida, lugares de descanso, los acompañaron en los diversos tramos de la marcha, en fin, se identificaron con su lucha.


En la ciudad pasó algo semejante. Los intentos por realizar el Cabildo en la Plaza San Francisco fueron apoyados por el pueblo de La Paz, y en la encarnizada lucha que entablaron los maestros rurales contra las fuerzas represivas durante más de dos horas, en Villa Victoria y Munaypata, los pobladores se incorporaron activamente a la lucha y se enfrentaron también a las fuerzas represivas.


La burocracia sindical arrinconada


Esa presión de las masas se expresó en el Ampliado de la COB y arrinconó a la burocracia sindical, que la semana anterior intentó aislar la movilización del magisterio mediante el diálogo con el gobierno. De ahí que se haya resuelto radicalizar la lucha y decretar, a partir del lunes 27, la huelga general indefinida y la marcha de todos los sectores a La Paz y a las capitales de departamento.


Los mineros, trabajadores en salud, seguridad social, estudiantes normalistas y universidades y otros sectores han manifestado su voluntad de plegarse a la huelga general indefinida del magisterio. En algunos casos lo harán movilizándose y en otros de manera pasiva, como es el caso de las universidades.


La dictadura policíaco-militar gonista se ha agotado


En 18 meses se trata de un gobierno completamente agotado. Fides realizó una encuesta en la que aproximadamente un 90% de la población muestra su repudio al gobierno y un 40% llega a plantear la necesidad de sustituir de inmediato al actual presidente, por su total incapacidad en la solución de los grandes problemas de los bolivianos.


La particularidad del momento actual consiste en que existe un malestar generalizado en la sociedad, incluso en el seno de la propia clase dominante. La oposición burguesa parlamentaria empieza a hacer méritos ante el  imperialismo para postularse como la reemplazante del gobierno incapaz. Hay sectores que plantean la necesidad de sustituirlo “democráticamente”. El problema está en que esa oposición es aún más débil que el oficialismo, la clase dominante no tiene una alternativa sólida ante la caída del gonismo.


Luchar por la efectivización de la huelga general


Lamentablemente, algunos sectores controlados por el gobierno, como es el caso de petroleros, ferroviarios, AASANA, COD-Santa Cruz, ENTEL, ENDE, LAB, señalaron que no entrarán a la huelga porque no creen en sus perspectivas. Es indudable que esto debilita la huelga —sobre todo porque son sectores productivos de gran peso en la economía nacional— pero no determina automáticamente su derrota.


Contrariamente, la tarea fundamental de hoy día es lograr la efectivización de la huelga general indefinida en todos los sectores, a partir de un profundo trabajo en las bases sindicales. Además, la experiencia enseña que la lucha callejera masiva puede determinar la paralización de los sectores que no están dispuestos a incorporarse a la batalla.


La presencia del campesinado y sobre todo de los cocaleros, con el bloqueo nacional de caminos, es decisiva porque eso podría contribuir a la paralización efectiva del país.


Estamos viviendo un Estado de sitio no declarado formalmente, (porque) ahuyenta (ría) al capital finaicero internacional.


Comités de Huelga desde las bases


La clave para la profundización del conflicto, no está solamente en la generalización del conflicto sino en la estructuración, desde las bases, de los Comités de Huelga, en los sectores que se encuentran en la pelea.


Si no logramos poner en pie estos organismos que deben proyectarse a unificar a los sectores formando Comités intersectoriales y rematando en un Comité Nacional de Huelga, será mucho más difícil sobrepasar a la burocracia sindical, no podremos avanzar en la lucha.


¡Abajo la dictadura gonista!


Objetivos que unifican la lucha actual


• Salario mínimo vital de 1.871 Bs con escala móvil.


• Anulación de la reforma educativa, defensa de la educación estatal, laica y gratuita, defensa de la Universidad autónoma y con cogobierno paritario. Por la unidad de la teoría y la práctica en el proceso de la producción.


• Anulación de la ley de capitalización, defensa de las empresas estatales mediante el control obrero colectivo y la ocupación obrera.


• Defensa y generalización de la seguridad social universal, estatal y solidaria. No a la capitalización individual.


• Por el libre cultivo, comercialización e industrialización de la hoja de coca. ¡Anulación de la ley 1.008!


• ¡No a la doble y triple tributación a los gremialistas! ¡No a la eliminación del régimen simplificado!, ¡que los impuestos los paguen los ricos!


• Bono de cesantía y obras públicas para abrir fuentes de trabajo, contra la desocupación masiva.


• Abrogación de la participación popular que inicia la privatización de la educación e impide que los ciudadanos tomen en sus manos las decisiones fundamentales del país.


• Por la autodeterminación de las nacionalidades oprimidas, por la estructuración de Estados independientes de quechuas, aymaras y tupiguaraníes.


¡Contra la política gubernamental global, impuesta por el imperialismo contra los intereses nacionales!


¡Alianza obrero-campesina para expulsar a la dictadura movimientista mediante la insurrección de masas!


¡Viva el gobierno obrero-campesino (dictadura del proletariado)!

También te puede interesar:

Declaración de Atrabol (Agrupación de Trabajadores Bolivianos, residentes en Argentina).
Límites y perspectivas.
El asesino vuelve a la escena del crimen.
La derecha boliviana e internacional se moviliza en contra.
Un balance y reorientación independiente.