30/07/2020

Ciudad de Córdoba: en el profesorado Simón Bolívar, necesitamos una asamblea ante la deserción

Unidad de acción para defender nuestra educación.

En un cuadro de ascenso de los casos de coronavirus en la provincia y el país, el regreso a las clases presenciales es un horizonte cada vez más lejano. En la primera parte del año se empujó a les estudiantes a la cursada virtual, sin garantizar ninguna medida para quienes no cuentan con los recursos para afrontarla. Una porción de les compañeres no pudo continuar con esta modalidad y no está claro qué pasará con elles. En este contexto, la dirección del profesorado Simón Bolívar, ubicado en la Ciudad de Córdoba, cruza los brazos frente a la deriva de les jóvenes, limitándose a decir que el abandono de la carrera es por el “acaparamiento” de unidades curriculares y no producto de un cursado virtual forzado.

En este camino de incertidumbre se encuentra la falta de información para los ingresantes sobre las notas del cursillo, así como sobre las prácticas docentes que deben llevar adelante les estudiantes de 4º año para poder recibirse. Sumado a esto, tenemos la pérdida de dos mesas de exámenes: las especiales de mayo para los avanzados y las ordinarias de julio-agosto donde les compañeres podían quitarse “filtros” para el cursado, sobre todo quienes están como condicionales. Es decir, por más que quieran hacernos pasar la idea de que se van a considerar las vicisitudes a la hora de evaluar, lo cierto es que en el medio hemos ido perdiendo instancias claves para la inclusión y permanencia, o sea derechos como estudiantes. Y ninguna autoridad nos da respuestas sobre esto.

El Centro de Estudiantes, al margen

La única promesa que hasta el momento cumplió el centro de estudiantes es la de mantenerse dentro de las cuatro paredes institucionales. Y como la puerta del Simón está cerrada, la del centro se mantiene igual. De esta manera, no han elevado un verdadero pliego reivindicativo ni han puesto a deliberación a la comunidad que en apariencia representan. Solo se han limitado a efectuar invitaciones vía WhatsApp para actividades conmemorativas por Zoom, mientras que no están garantizadas las condiciones ni siquiera para que los docentes dicten clases, mucho menos para que los estudiantes accedan a ellas. La convocatoria que les compete y que está ausente, es la de una asamblea estudiantil que establezca un norte, sobre la base de discutir las necesidades concretas que atravesamos.

En el mismo sentido, no sabemos qué sucedió con el supuesto relevamiento que realizaron, dado que no han socializado ninguna información que permita diagnosticar la situación y poner blanco sobre negro cuánta es la deserción. Escondiendo, de esta manera, que el desarrollo a los tumbos de la “continuidad pedagógica” se sostiene sobre una brutal flexibilización laboral de los docentes y la balanza que utilizan les estudiantes para quedarse en algunas asignaturas y abandonar otras, como manotazo de ahogado.

Esta línea se defendió desde la dirección ya desde antes de la cuarentena: descargar la responsabilidad del cursado únicamente en les estudiantes y sus “capacidades”, y desconsiderar en absoluto el papel del Estado para garantizar condiciones como doble turno de cursado, becas estudiantiles, guardería, etcétera. La situación se agudizó con el aislamiento, donde todo pasó a los términos virtuales, sin que las condiciones materiales puedan sostenerlo y con un gobernador alineado con la Nación para pagarles a los usureros, a costa de salvajes ajustes, en vez de reorientar nuestros recursos a las necesidades de los estudiantes y trabajadores.

Impulsemos una asamblea virtual que discuta cómo seguimos en este semestre

Desde la UJS-Lista Roja remarcamos la urgencia de un presupuesto para la educación que garantice, entre otras cosas, el ingreso irrestricto a las becas Progresar y las herramientas tecnológicas y de conectividad para quienes las necesiten. Del mismo modo, deben reprogramarse las instancias de exámenes que hemos perdido, y garantizarse los mecanismos que garanticen la finalización de la carrera para quienes transitan el último año.

Es por todo lo señalado que llamamos a la comunidad educativa del “Simón” a poner en pie una asamblea virtual el próximo miércoles 5 de agosto, con el propósito de organizar la lucha en defensa de nuestra educación pública y la unidad de acción para que nadie se quede afuera.

También te puede interesar:

Convocaron a marchar para impedir que se vulneren derechos democráticos.
En jornada nacional de lucha, marchamos por becas, computadoras y conexión para todos los jóvenes.
En el Día por el derecho al Aborto Legal en América Latina y el Caribe, cientos de compañeres marcharon al Arzobispado cordobés.
Les familiares se movilizaron exigiendo respuestas.
El 2 de octubre, volvemos a movilizarnos en defensa de la educación.