19/04/2018 | 1498

Crece la lucha de la juventud

Del 11 al 13 de mayo, todos a Rosario al Congreso Nacional de la UJS

La campaña hacia el Congreso Nacional de la Unión de Juventudes por el Socialismo-Partido Obrero, que tendrá lugar del 11 al 13 de mayo, se inició en el marco de grandes movilizaciones de la juventud.


Los estudiantes terciarios de la Capital protagonizaron su mayor movilización de la historia, con asambleas, vigilias y una marcha multitudinaria contra el proyecto macrista de liquidar los 29 profesorados y reemplazarlos por una universidad descalificada. En la provincia de Chubut, miles de estudiantes y docentes se movilizaron contra las restricciones que el gobierno pretende imponer al Transporte Escolar Gratuito (TEG). El contundente paro de 48 horas de los docentes universitarios -con un acatamiento superior al 80%- contó en todo el país con muestras de adhesión estudiantil. En todos los establecimientos educativos se multiplican los pañuelazos y pronunciamientos por el aborto legal, seguro y gratuito, con especial fuerza en los colegios secundarios. La consulta votada por la Fuba, la CEB, la CET y la Funa es un verdadero éxito que se replica en distintos puntos del país.


Derrotar a Macri y los gobernadores


Todas estas luchas tienen como común denominador el desafío de derrotar la política anti-juventud del gobierno de Macri y los gobiernos provinciales. La gran marcha de terciarios dejó el mandato de ir hasta el final en la lucha contra el vaciamiento de los profesorados, que se inscribe en una orientación general de degradar las carreras de formación docente y sustituirlas por la “formación continua” en posgrados pagos. Es la contraparte de la “Secundaria del Futuro”, con sus maestros precarizados y sus estudiantes haciendo pasantías gratuitas en empresas -el eslabón inicial de la reforma laboral. El golpe al boleto educativo en Chubut, a su vez, acompaña la línea de reducción de subsidios y sus consecuentes tarifazos que los gobiernos están descargando sobre los jóvenes y trabajadores de todo el país. Bajo la mirada cómplice de la mayoría de los rectores, el recorte de 3 mil millones en el presupuesto universitario está paralizando las obras de infraestructura. La disparada de la inflación carcome las ya reducidas partidas para becas y salarios, colocando en crisis paritarias como la de media e inicial, que la burocracia celeste de Ctera daba por cerrada.


El aborto y la lucha por educación sexual es otra batalla que requiere desplegar hasta el final las energías de la juventud. Los recientes acercamientos entre Macri y el Vaticano revelan la voluntad de cercenar estas demandas, cuentan para ello con el aval de la oposición pejotista y la burocracia sindical.


Del frente “anti-Franja” al frente “con-Franja”


El Congreso Nacional de la UJS debatirá cómo poner en pie una dirección consecuente para la juventud, que permita llevar todas estas batallas hasta el final. Coincidirá en Rosario el Congreso de la Federación Universitaria Argentina, completamente ausente de estas luchas y con una presidenta, Josefina Mendoza, de Franja Morada, que votó nada más y nada menos que la reforma previsional. Con declaraciones cruzadas, quienes se pretenden opositores -la JUP, el MNR, Libres del Sur, la Cepa, Patria Grande y el kirchnerismo- sólo han mostrado hasta el presente su incapacidad para formar un frente y disputar la conducción de la FUA. Esta impotencia tiene raíces políticas de fondo: todos ellos acaban de votar, en La Plata, al rector radical Tauber a cambio de algunas prebendas y contratos -por eso los carteles en la Asamblea Universitaria platense rezaban “votan todos morados”. La política de la Cepa y Patria Grande de formar un frente “anti-Franja” se trastocó en frente “con-Franja” cuando apareció sobre la mesa la posibilidad de ocupar un par de secretarías.


La capitulación de estas fuerzas frente a la ofensiva oficial es total. En el reciente Congreso de la Coordinadora de Estudiantes de Base (secundarios porteños), el kirchnerismo hizo todo lo posible para eludir un plan de lucha. Su traducción es “esperar a 2019”, como si la educación pública pudiera canjearse por nebulosas especulaciones electorales. El derrumbe continental del chavismo y los gobiernos nacionalistas abrió, para estas agrupaciones, un camino de mayor integración al régimen vigente.


Por una lucha a fondo


La juventud necesita otra orientación: un plan de lucha, ahora, contra el ajuste y los ataques de Macri y los gobernadores. En estos días, la UJS se volcará a organizar asambleas en colegios, institutos y facultades para desenvolver las enormes reservas del movimiento y conquistar los reclamos planteados. No hay mejor preparación para el futuro que un golpe certero al corazón de la ofensiva oficial.


Llamamos a poner en pie un bloque independiente de lucha en la FUA y a pelear por un plan de movilización unificado de toda la docencia y el movimiento estudiantil. En las universidades, a preparar con todo los próximos paros del 26 y 27 de abril. Por el salario, el boleto y el presupuesto; contra las reformas antieducativas y antilaborales; por el derecho al aborto legal y a la educación sexual laica y científica.


A cien años de la Reforma y a 50 del Mayo Francés, el Congreso Nacional de la UJS hará de la bandera de la unidad obrero-estudiantil una estrategia política para el presente. Fortalezcamos la organización socialista de la juventud para una lucha sin ataduras.

También te puede interesar:

Conquistaron un compromiso de pago del aumento adeudado.
En el marco de la jornada nacional convocada por el Plenario del Sindicalismo Combativo.
El gobierno quiere limitar la inscripción al segundo cuatrimestre. ¡Vamos a asambleas en todos los institutos!
Sigue el reclamo por vacunación a trabajadores esenciales de los comedores y por el acceso a la educación.
Un enorme operativo policial cercó la actividad del Ni Una Menos.
El mejor homenaje es continuar la lucha por un gobierno obrero y popular.