29/08/2014 | 1329

El género cinematográfico de «Relatos…»

El genero cinematografico de relatos

En el tremendo éxito de la película Relatos salvajes hay más que el evidente talento de Szifrón, las actuaciones de primer nivel y una factura técnica que los críticos han coincidido en destacar. La película es comercializada por Warner, lo que le asegura un nivel de distribución y publicidad sin competencia para otra producción nacional. Warner habría comprado también sus derechos para una «remake» norteamericana.
No es un hecho casual. Aún en su esfuerzo por darle formato de «cine», la película se emparenta con la tremenda difusión (y calidad superlativa en muchos casos) con las llamadas «sit-com» yanquis (abreviatura de comedia de situación). El diálogo chispeante, los gags que se suceden vertiginosamente, la ironía y el humor, la crítica costumbrista, forman parte de un «cocktail» de enorme y justificado impacto.

Es un género, además, que ha cambiado enormemente desde sus primeras producciones en la segunda mitad del siglo pasado y se extendió a series de carácter dramático muy elaboradas en los últimos años.

Claro que la imaginación y el señalado talento de Szifrón compiten así con una producción industrializada y de enormes recursos que ha desplazado a los mejores guionistas del cine norteamericano a la producción televisiva y ha sacado al resto del cine mundial de la pantalla (claro, es industria y competencia capitalista). Por eso, más allá de los méritos de Szifrón en este terreno, alguna crítica vincula con razón al director de Relatos salvajes con el cine de autor como el de Woody Allen.

Es un mérito de la película haber «argentinizado» este mismo género en algunos de los episodios. Su popularidad se explica, además, porque la crítica social aparece fuertemente anclada en la denuncia de la corrupción sin aproximarse a una delimitación política más explícita. En todo caso, ha contribuido algo a esto último la sonada declaración de Szifrón en el programa de la Legrand, vinculando la cuestión de la inseguridad a la miseria social capitalista y su reivindicación del socialismo.

Las vertientes del suceso de Relatos salvajes, como se ve, se nutren de diversos orígenes.

Pablo Rieznik

También te puede interesar:

El debut cinematográfico de Barlett Sher, sobre los acuerdos secretos entre la OLP y el Estado de Israel en 1993, los convierte en un drama interpersonal a gusto del imperialismo norteamericano.
"Salir de puta", de Sofía Rocha, reúne testimonios de las protagonistas y condensa debates clave.
Protagonizada por Sara Hebe y Martina Juncadella conocemos la historia de dos hermanas que buscan dar con el asesino de su madre.
Una película sobre la vida de la cantante, dirigida por Lee Daniels.
Una película sobre una comuna estudiantil en Mannheim, Alemania, que lucha contra la ola de supremacía nazi.
Ante la inminencia de un nuevo Plan de Fomento necesitamos un planteo propio.