28/07/2011 | 1187

Hallú designó al rector del Pelle

Cómo abordamos la nueva situación
Por Julián Asiner Consejero resolutivo por el claustro de graduados

A propuesta del rector Hallú y una «comisión asesora» conformada para la ocasión (integrada, entre otros, por «Cati» Nosiglia -hermana del «Coti»- y el «chancho» Sanguinetti, ex rector-tirano del Buenos Aires), el Consejo Superior de la UBA resolvió designar a Marcelo Roitbarg como rector del colegio Carlos Pellegrini. Roitbarg contó, además, con la aprobación del ministro de Educación Alberto Sileoni. En su función anterior, como jefe del área Legales de la Dirección Nacional de Migraciones, fue denunciado por los delegados de ATE por sus reiterados ataques a los trabajadores del sector. Sólo votaron en contra de su designación los consejeros de izquierda por la mayoría estudiantil.

Roitbarg llega al Pelle tras la renuncia del ex rector Fornasari, producto de la movilización incesante de estudiantes, docentes, no docentes, padres y graduados. La salida de Fornasari golpeó duramente a sus progenitores, la camarilla de Franja Morada de Económicas y la burocracia patotera de Ctera Pellegrini. Los consejeros de esa facultad se abstuvieron en la votación en el Consejo Superior y ahora tendrán que resignar posiciones y retirar al menos una parte de los ñoquis que colaron con Fornasari (Jara, en primer lugar). Lo mismo ocurre con la burocracia impresentable de Ctera que, en su último día de gestión, se despachó con 26 nuevos nombramientos a dedo -que ahora serían anulados por Roitbarg.

Paz social

La primera resolución de Roitbarg fue nombrar a la profesora Perla Faraoni, referenciada en el gremio AGD, como vicerrectora del turno mañana. Como parte de la terna ofrecida a Hallú, Faraoni había recibido el apoyo de las asambleas estudiantiles. Los estudiantes habían votado a Faraoni como una forma de proseguir la lucha por todos los reclamos del colegio. El sector que conduce AGD-Pellegrini impulsó abiertamente la candidatura de Roitbarg y votó por él en el Consejo Resolutivo de la escuela (CER), a pesar de la ausencia de todo compromiso, por parte de Roitbarg, con las reivindicaciones de los estudiantes y trabajadores del Pelle; así como de la división -y, por ende, el debilitamiento- del movimiento de lucha que esa decisión traería aparejada.

La segunda resolución de Roitbarg fue ofrecer el vicerrectorado de la tarde a Leandro Rodríguez, también ex candidato a rector, pero en este caso desde Franja Morada (ala Giusti). A diferencia de Faraoni, en el CER Rodríguez recibió los votos de la patota de Ctera. Como se ve, el mentado «proyecto» de Roitbarg (eufemismo utilizado para justificar su apoyo) admite una pluralidad extraordinaria.

Conflictos en puerta

Roitbarg tendrá que demostrar en la práctica sus pretendidas dotes de «árbitro», abordando varios frentes de crisis. En primer lugar, el Rectorado de la UBA pretende llamar a concursar las horas interinas (la mitad de los puestos de trabajo del colegio) bajo un reglamento que desprotege a los docentes que se encuentran desde hace años dando clases bajo contratos temporales. El reclamo histórico de titularización de todos los interinos, estabilidad laboral y carrera docente no ha avanzado en nada desde la gran lucha de 2007.

Por otro lado, se encuentra el tema de los graduados. El Frente de Graduados por la Democratización (FGD), que integramos junto a la conducción del Centro de Estudiantes y otras agrupaciones, presentó una impugnación a las elecciones fraudulentas, convocadas con un padrón de graduados elaborado por Franja Morada. Al mismo tiempo, Roitbarg deberá definirse frente al pedido de restitución de los dos consejeros del FGD en el CER, apartados injustificadamente por la gestión Fornasari para desbalancear despóticamente el Consejo, a favor de las fuerzas que responden al Rectorado de la UBA.

Programa

Con un sector del movimiento de lucha integrado a la gestión Roitbarg, la clave de la etapa será, más que nunca, la lucha por la autonomía y la independencia política de las organizaciones gremiales. Contra los intentos de contener el movimiento del colegio y dividirlo, es necesario unir al Pelle en la lucha por: anulación de todos los nombramientos a dedo de la gestión Fornasari; que se quiten las faltas a estudiantes por la lucha y se devuelvan los descuentos salariales a docentes; ningún pacto con Franja Morada o Ctera: elección democrática de los vicerrectores; abajo el reglamento de concursos del Consejo Superior: estabilidad laboral para todos, titularización de los interinos y carrera docente; pase a planta de todos los no docentes; restitución de los consejeros graduados en el CER y suspensión de las elecciones truchas: convocatoria a elecciones de graduados en condiciones democráticas y trasparentes; libre organización del Centro de Estudiantes; democratización del Pelle y la UBA.