05/08/2021

La juventud piquetera moviliza este jueves a Educación por conectividad y dispositivos

Desde las 13 horas de este jueves 5 de agosto, miles de pibas y pibes provenientes de los barrios más postergados del Conurbano bonaerense y de las villas de CABA se concentrarán en el Obelisco porteño para -por quinta vez- marchar al Ministerio de Educación, con reclamos por conectividad, Wifi y computadoras.

Hay casi un millón de pibes que perdieron la escolaridad durante la pandemia, pero el problema viene de antes y tiene que ver con el crecimiento descomunal de la pobreza. No sólo no hay acceso a la educación sino que el ajuste que aplican, gobierno tras gobierno, ha llevado a que siete de cada diez chicos sean pobres y que la situación educativa se agrave más ante la carencia de alimento de calidad y en la variedad necesaria a esa edad.

La educación es uno de los aspectos donde la crisis capitalista es más palpable para el conjunto de los trabajadores. El ingreso al sistema educativo no se resuelve solamente con abrir una escuela sino en resolver un verdadero acceso a la educación y a la alimentación que tienen los hijos de los trabajadores, en un mar de 50% de pobreza. La conectividad es hoy un elemento indiscutiblemente necesario, más allá de virtualidad, cumpliendo el mismo rol que hace 100 años lo hacían el papel y el lápiz. Sin estos instrumentos la educación es una quimera y la igualdad de oportunidades un eslogan publicitario de campaña electoral.

No es la primera acción

Las juventudes piqueteras vienen protagonizando una acción de lucha extraordinaria y fundamental, que debería llamar la atención del conjunto de la clase obrera, sus sindicatos y más aún los gremios docentes. Algunos sindicatos lo han señalado claramente, cómo los Sutebas Multicolores, donde juega un papel importante Tribuna Docente con Romina Del Plá la cabeza. El resto, los Baradel y los Yasky, son absolutamente funcionales, y lo fueron durante todos estos años, a la liquidación de la educación pública, el recorte de los programas educativos, la descentralización de la educación y por lo tanto la desigualdad entre los pibes. Y se han sometido a los ajustes tanto de este como del anterior gobierno.

Son los hijos e hijas de estos trabajadores empobrecidos quienes ahora protagonizan este plan de lucha y esta nueva acción en el Ministerio de Educación y que incluso llegaron a ocupar, no hace mucho tiempo, las propias instalaciones del ministerio sin obtener ninguna solución hasta la fecha.

El gobierno dice que no hay presupuesto para la educación y la conectividad en la Argentina en la que Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández se empeñan en un ajuste para pagar la deuda y en utilizar los recursos excepcionales -más de 4 mil millones de dólares que el Fondo Monetario Internacional destinó para la ayuda ante la crisis- para el repago de la deuda externa, como afirmó recientemente Cristina.

La acción que promueve la juventud es un acto de dignidad piquetera. Llamamos a los sindicatos, las organizaciones sociales y los partidos políticos a apoyar este acto de lucha para defender la educación pública de los pibes y las pibas pobres del Conurbano, las villas y de los lugares más alejados del país, que están marginados del acceso a internet.

La lucha por las reivindicaciones

Las organizaciones del campo popular deberían hacerse presente en esta manifestación y en el posible acampe que estos pibes y pibas van a hacer contra este gobierno ajustador. Pero, este jueves, las juventudes piqueteras salen a la lucha con algunas excepciones, ya que varias organizaciones han decidido declinar el convite, algunas anteponiendo otras acciones locales y otras, como Barrios de Pie y el MST, argumentando estar ocupados por la campaña electoral.

Considerar que la lucha de clases y el proceso político se pueden divorciar por la condición de una campaña electoral, es un error. El desarrollo de una campaña electoral no puede ser contradictoria con las reivindicaciones y aquellos que la protagonizan, por cuenta propia y por decisión propia. Para el Polo Obrero y para el Partido Obrero nunca ninguna campaña electoral estuvo por delante del desarrollo de la lucha de clases y de las reivindicaciones de las que se componen las elementales necesidades de la clase obrera en su lucha contra el capital.

La juventud es una población postergada y atacada por los gobierno ajustadores. El Polo Obrero está empeñado en impulsarla con su lucha y destacarla en la campaña electoral para plantear una alternativa desde la izquierda al ajuste de los gobiernos capitalistas de los últimos años. Son cientos los jóvenes que se han incorporado masivamente a la campaña política y electoral, en las listas del FIT-U con sus propios candidatos y una gran agitación callejera.

No hay licencias para la lucha de clases, no hay vacaciones para el enfrentamiento con la clase capitalista que todos los días, no sólo en las elecciones, vota los programas de ajuste, vota la eliminación de programas para la juventud, vota la reducción de los presupuestos educativos y la exclusión de millones de pibes y pibas, que tienen reclamos que llevar adelante. No hay tregua electoral posible en un cuadro de miseria general de ajuste, de pobreza, indigencia y de falta de las mínimas oportunidades para los pibes de los barrios que sin compu y sin Wifi señalan que la educación es una quimera.

Es por eso que miles de pibas y pibes en todo el país, en 20 provincias, saldrán este jueves a ganar las calles y a mostrar la hipocresía de un sistema que mientras gasta recursos en subsidios a las grandes empresas y en el pago de la deuda externa dice que no tiene presupuesto para la educación de los que más lo necesitan.

También te puede interesar:

La intromisión de “herramientas virtuales” no puede utilizarse para que haya más expulsión estudiantil y precarización laboral docente. 
Arrancada con la lucha estudiantil, impulsada por las juventudes piqueteras.
Un estudiante de primer año forma parte de la lista del Frente de Izquierda en la Ciudad.
El recambio en la cartera de Educación no es el reconocimiento del daño hecho a miles de jóvenes sino la profundización de ese modelo.