27/02/2020 | 1582

La primera parte del Campamento de Nueva Atlantis y sus conclusiones políticas

Una experiencia de organización, deliberación y formación política de cara a los tiempos que corren

El curso sobre América Latina discutió la opresión imperialista sobre el continente

Con más de 700 jóvenes, culminó la primera parte del Campamento de la Unión de Juventudes por el Socialismo (UJS)  de Nueva Atlantis (Costa Atlántica). Fue el episodio central de los campamentos que la UJS realizó en todo el país en el fin de semana largo de carnaval, en Mendoza, Neuquén, Santa Cruz, Córdoba y Chaco (el de Tucumán, Salta y Catamarca se realizará en dos semanas). La UJS reunió a 1.000 jóvenes de todo el país, en el que fue el evento político más importante de la juventud en todo el fin de semana. 

Con cursos, charlas políticas, comisiones y plenarios, la deliberación, el debate y la formación fuera el común denominador del campamento de Nueva Atlantis, con cientos de jóvenes de Capital, Gran Buenos Aires, el interior de la provincia de Buenos Aires, Rosario y Chubut.


Los cursos de formación como arma de intervención


El curso “La estrategia revolucionaria en América Latina” se llevó buena parte de las miradas y la atención del campamento.Que se haya llevado adelante en este contexto no es casualidad: las rebeliones que marcaron a fuego al continente expresaron la necesidad de construir un canal de independencia política para la clase trabajadora y la juventud.


En esa orientación, el curso discutió la opresión imperialista sobre el continente, el peso de la deuda externa y la situación en la que el continente se encuentra en la crisis mundial.


En su segunda clase, a su vez, se puso arriba de la mesa cómo los golpes de Estado en el siglo XX en América Latina colocaron a prueba a las direcciones del nacionalismo, y sus limitaciones, que llevaron a derrotas importantes a la clase obrera. 


La izquierda democratizante y el nacionalismo del Foro de San Pablo, también, se prepararon durante los 90 como “alternativa” de contención de las rebeliones populares y de salida capitalista a los gobiernos “neoliberales”. Esta experiencia, sumado al derrumbe de los nacionalismos de los últimos años, fue el tema del tercer encuentro.


El cierre, a cargo de Romina Del Plá, repasó la experiencia de lucha continental en el último año (Haití, Nicaragua, Puerto Rico, Ecuador, Chile, resistencia al golpe en Bolivia) y la necesidad de que la izquierda abra un canal de independencia política para la clase obrera, a fin de llevar a estas rebeliones a la victoria. La cuarta clase discutió la necesidad de que la juventud haga una gran campaña de cara a la Conferencia Latinoamericana que propone nuestro partido.


Por otro lado, el curso de la “Teoría marxista del Estado y la Revolución” sentó las bases del marxismo sobre la cuestión del Estado en tanto dictadura de una clase social (la burguesía) y qué herramientas tenemos para enfrentarlo.


Los cursos sirvieron, entonces, no solamente como instancia de aprendizaje sino como arma de intervención en la situación política.


Charlas y plenarios


Además del curso central, la primera parte del campamento estuvo llena de instancias de debate de cara a los desafíos próximos que tiene la juventud. La charla del Plenario de Trabajadoras, titulada “Aborto, deuda y clero”, a cargo de Vanina Biasi, estableció una delimitación con aquellas corrientes del nacionalismo que quieren hacer del movimiento de mujeres una pata gubernamental más. Desde el campamento de la UJS, nos pronunciamos para que el 8 y 9 de marzo vayamos a Plaza de Mayo con las consignas de aborto legal, seguro y gratuito; de denuncia al pacto de ajuste el gobierno, el FMI y las iglesias y de defensa de la independencia política del movimiento. En esa misma línea, el plenario de la Agrupación 1969 discutió la importancia de pelear por la independencia política del movimiento LGBT en la lucha por el cupo laboral trans, contra el protocolo represivo y contra el desfinanciamiento de la Ley de Identidad de Género.


Los plenarios de secundaries y terciaries discutieron las peleas políticas en el ámbito educativo. El primero lanzó la agrupación “La Caldera” en todo Capital y provincia de Buenos Aires, para pelear en defensa de la educación, contra el deterioro edilicio, por la ESI (Eduación Sexual Integral) y contra las reformas antieducativas. El segundo votó poner en pie una campaña a fondo en defensa del salario docente y por la derogación y el rechazo absoluto de la Unicaba (que pretende degradar la educación terciaria).


Una experiencia integral y lo que viene


En la segunda parte del campamento, la formación para la acción estará también a flor de piel. Así lo marcan el taller “La depredación capitalista del ambiente” para discutir un programa socialista de cara a la liquidación del planeta; la charla de movimiento obrero para poner a la juventud  de lleno en la lucha por el salario; el panel contra el gatillo fácil para preparar una masiva movilización independiente el próximo 24 de Marzo; y el cierre a cargo de Gabriel Solano. Las conclusiones políticas del campamento de la UJS apuntan a la intervención y la lucha por la independencia política de la juventud. Como dijo Romina Del Plá en su cierre del martes,  “manos a la obra”.

En esta nota