26/09/2020

Mariano Ferreyra presente en el Congreso Nacional de la UJS

El Congreso de la UJS hizo homenaje a su compañero a 10 años de su asesinato

El 20 de octubre es una fecha que sacude, desde 2010, a cientos de jóvenes y luchadorxs. Es la fecha en la cual la patota organizada por la burocracia sindical del exsecretario general de la Unión Ferroviaria, José Pedraza, asesinó a nuestro compañero Mariano Ferreyra, en medio de una lucha contra la precarización laboral y por mejores condiciones de trabajo. Hoy, a menos de un mes de un nuevo aniversario de su muerte, el Congreso Nacional de la UJS le dedicó un espacio en la apertura, un video homenaje plagado de su vida y su lucha.

Su temprana incorporación al socialismo

Sus inicios tempranos en la militancia revolucionaria fueron de la mano de su hermano, quien ya militaba en el Partido Obrero y lo incluía en actividades y reuniones. Fue cuestión de tiempo para que Mariano se incorporase a las filas partidarias, aunque no sorprendió a nadie. Se sumó al movimiento de lxs estudiantes secundarixs, sin dejar de lado las actividades en su zona, Avellaneda. De hecho, una de las experiencias que marcó su militancia fue la participación en la resistencia al desalojo de la fábrica recuperada Sasetru en marzo de 2003, cuando tan solo tenía 15 años. Allí, varixs compañerxs fueron a luchar contra el desalojo de la ocupación, entre ellxs Mariano. Cuando se retiraron, encontraron un enorme operativo represivo puesto en marcha y, ante la disyuntiva quedarse o irse, Ferreyra decidió volver, en un acto que solo puede verse como la conclusión de una lucha consecuente.

 

Su recorrido continuó protagonizando la rebelión en su secundario, el Simón Bolívar de Sarandí, donde junto a otrxs compañerxs puso en pie votaciones de delgados y, finalmente, su centro de estudiantes. En ese período, se publicaron sus primeros artículos en los materiales de la UJS, como el texto “¿Qué es hacer política?”, publicado en La Caldera, revista de difusión de lxs secundarios de la juventud del Partido Obrero. Cuando dejó su colegio, se sumó a militar en la Fuba (Federación Universitaria de la Universidad de Buenos Aires) del CBC de Avellaneda, que se transformó en su segunda casa. Se convirtió en un constructor del movimiento estudiantil, militando también en los terciarios de la zona, y en un referente para el conjunto de los militantes de la UJS que tuvieron la suerte de compartir los días de militancia con él.

Una escuela de lucha

A pocas horas de su asesinato, miles nos manifestamos reclamando justicia por nuestro compañero y juicio y castigo para lxs responsables políticos y materiales de su asesinato; más tarde, ese año, se realizó un enorme festival que llevaba adelante estas mismas consignas, donde participaron varios artistas, entre ellos René de Calle 13, Damas Gratis y las Manos de Filippi. Como fruto de esa lucha, en 2013, se condenó a Pedraza y a los restantes colaboradores del crimen de Mariano. Pero la pelea contra la impunidad no terminó ahí, sino que sirvió para reunir fuerzas para enfrentar todos los casos de asesinatos de pibes por luchar.

Las banderas de Mariano

Recordar a Mariano es darle un poco de luz y claridad a los problemas políticos de hoy. Nos recuerda que el Estado está armado contra lxs trabajadores, que hay una línea divisoria enorme entre ellxs y sus explotadores. Nos muestra hasta dónde son capaces de llegar para mantener sus privilegios. También que, crímenes como el de Mariano, hay miles: asesinatos por luchar, persecuciones por denunciar. Pero que, cada vez que atentan contra unx de lxs nuestrxs, miles más nos despertamos y nos sumamos a la lucha por una transformación social de fondo. Porque Mariano nos marca el camino, y nos demuestra diariamente donde tenemos que estar: bancando a lxs trabajadores precarizadxs, luchando contra los desalojos y por el derecho a la vivienda, y junto a la familia de Facundo Castro y de todas las víctimas del gatillo fácil. Nuestro compañero nos marca el camino; sigamos recorriéndolo junto a él.

También te puede interesar:

A 10 años del asesinato de Mariano Ferreyra.
A propósito de una publicación de la agrupación oficialista en Derecho-UBA, y su reivindicación de la primera fiscal de instrucción de la causa.
Y retoma la tesis, de impunidad, del "enfrentamiento".
No se puede estatizar la memoria de un militante socialista
Columna de opinión de Gabriel Solano en Infobae