23/03/2011 | 1169

UBA: Cristina corta cintas, pero Medicina sigue sin gas

La Presidenta asistió, el pasado 9 de marzo, a la Facultad de Económicas de la UBA para inaugurar un nuevo anexo, construido con fondos del Ministerio de Planificación. El acto fue uno más dentro de la campaña por la reelección y la victoria en primera vuelta, con la peculiaridad de que parte de la «barra» fue aportada por la Juventud Radical de Alfonsín (ver nota sobre precarización Afip-Económicas). El discurso oficial postula una educación pública en el mejor de los mundos; sin embargo, es como tapar el sol con la mano. Es que a sólo cien metros de dicha inauguración, la Facultad de Medicina sigue sin gas por tercer año consecutivo. La catástrofe es tal, que un reciente colapso de la instalación eléctrica (saturada por la carencia de gas) implicó que los investigadores tuvieran que conservar con «rolitos» sus preparados durante todo un fin de semana, para evitar su pérdida… Tampoco hay que dejar de recordar que tras ocho años de kirchnerismo siguen los ad-honorem, que se cuentan de a miles; al mismo tiempo, queda cada vez más clara la realidad de una UBA plagada de tercerismo y contratos basura. La demagogia de Cristina y su camarilla es de corto vuelo, pues la crisis educativa es inocultable. Mientras el gobierno se dispone a pagar la deuda que contrajo la dictadura con el Club de París, en vísperas del 24 de Marzo, los estudiantes y trabajadores de la UBA tenemos nuestra propia agenda de lucha.

En esta nota

También te puede interesar:

Ante la falta de respuesta de las autoridades, los estudiantes del IAR avanzan en su organización y discuten medidas de lucha.
Los estudiantes, forzados a participar en el operativo ante el Covid-19 como única vía para recibirse, denuncian que no perciben los viáticos ni becas establecidos.
"Pase por la peluquería"... "siempre maquillada"... "transparencias", entre otros "consejos".
La UBA cuenta con el mismo presupuesto que en 2018.