05/07/2007 | 999

Un paso adelante en medio de la crisis

UJS Rosario


Luego de una extensa reunión de Consejo Superior, que comenzó por la mañana con la Mesa de Diálogo integrada por los dos candidatos a rector –Darío Mairona (UCR+PJ) y Ricardo Silberstein (PS+UCR frentista)- y los estudiantes nucleados en la FUR (Federación Universitaria Rosario), se logró que la reunión extraordinaria del Consejo Superior aprobara una serie de puntos reclamados por los estudiantes: garantía del ingreso irrestricto, eliminación de todos los aranceles administrativos, gratuidad de todos los posgrados, ingreso por concurso a la planta docente, exigir al gobierno nacional la renta de todos los ad-honorem, exigir más presupuesto, etc.


También tuvieron que levantar la convocatoria a la Asamblea Universitaria que se realizaría en Casilda (a 100 kilómetros de Rosario).


Los estudiantes somos conscientes de que lo votado en el Consejo Superior es un avance en la lucha por la democratización. Pero sabemos también que no significa una derrota de las camarillas que se disputan el poder de la UNR.


Tuvieron que sentarse y aceptar discutir con los estudiantes cuestiones que golpean a ambos bandos y hasta aprobaron puntos del programa de los estudiantes que se contradicen con lo que hacen en diferentes facultades como en Medicina y en Derecho, donde el PS mantiene el examen de ingreso.


Lo acordado en el Consejo Superior se inscribe en la profundización de la crisis de poder en el seno de la UNR, donde el movimiento estudiantil viene jugando un papel protagónico.


Este avance conseguido trae nuevos desafíos. Entre ellos, lograr que se aplique todo lo aprobado en el marco de la convocatoria de la nueva Asamblea Universitaria para el 3 de agosto. Los estudiantes tenemos que decidir, a través de las asambleas interfacultades, cómo desarrollar aún más nuestro programa y lograr que se cumpla en concreto lo aprobado.

También te puede interesar:

Vayamos por los $100.000 de la canasta: todos a la movilización el miércoles 13 en Rosario.
En una provincia donde operan enormes y violentas bandas narco sumamente enquistadas en el poder político, judicial y las fuerzas represivas.
La responsabilidad de los gobiernos, los desarrolladores inmobiliarios y el capital agrario.