LGBTI

30/10/2023

32° Marcha del Orgullo: a las calles con independencia política de la derecha y los ajustadores

El sábado 4 de noviembre desde Plaza de Mayo a Congreso, a las 15:00.

Ni Milei ni Massa proponen una salida a las necesidades de las diversidades.

Este sábado 4 de noviembre se realizará, como todos los años, la Marcha del Orgullo LGBTI+, desde Plaza de Mayo a Congreso a las 15:00. Esta marcha ocurre en un escenario político convulsionado por la campaña electoral hacia el ballotage. Durante las elecciones y con el ascenso de Milei se promulgó una campaña del miedo que hizo mella en el activismo LGBTI+ por el miedo a la pérdida de derechos que podría ocasionar un posible gobierno suyo. No se debe olvidar que el ascenso de una figura como Milei y su ataque hacia las diversidades sexuales y de género se origina en el fracaso de las políticas del gobierno nacional que creó un Ministerio de las Mujeres y Diversidades que no hizo nada para resolver el aumento de travesticidios, transfemicidios y crímenes de odio que azota a nuestra comunidad.

Hoy más que nunca se pone de relieve el hecho de que vivimos en un país que es vanguardia en derechos para la población LGBTI+, y sin embargo nuestra calidad de vida no mejoró sino que se agudizó con el transcurrir de la crisis económica que atraviesa, con un 40% de la población bajo la línea de pobreza y una inflación que no deja de subir afectando profundamente al salario de les trabajadores. Para las diversidades que nos encontramos en una situación de vulnerabilidad donde no hay acceso a la vivienda, a la salud, al trabajo genuino, sin ningún tipo de asistencia frente a la violencia que sufrimos todos los días, ni Milei ni Massa proponen una salida a las necesidades de las diversidades.

El último informe sobre la aplicación del cupo laboral trans que brindó el ministerio de mujeres, género y diversidad indica que incrementó la inclusión laboral de las personas trans un 468%. Este porcentaje es engañoso ya que en números representa a 574 trabajadoras de las cuales la mitad entraron bajo el marco legal que impone la ley. Sobre masculinidades trans no hay noticias respecto a la implementación del cupo. Esto indica que no se cumple ni de cerca el 1% establecido por la ley, difícilmente esto pueda suceder bajo un gobierno ajustador. No debemos olvidar tampoco la desaparición de Tehuel de la Torre en la provincia de Buenos Aires en el marco de una búsqueda laboral cuando está vigente el cupo laboral trans.

11 años después de la sanción de la Ley de Identidad de Género nos encontramos con faltantes de hormonas en todos los centros de salud del país donde se pueden realizar tratamientos. Esta crisis que se viene desarrollando desde finales del gobierno de Macri aún no ha sido resuelta y muchas organizaciones LGBTI+ han salido a denunciar el faltante. Asimismo los listados para las operaciones se llenan de gente en lista de espera. Esto está íntimamente ligado con el desfinanciamiento y el ajuste en salud que ha llevado adelante este gobierno para destinar fondos al pago de la deuda con el FMI.

Esto es el caldo de cultivo para las expresiones anti LGBTI+ que hacen desde la libertad avanza en contra de nuestros derechos. Un ejemplo de esto son las declaraciones del diputado Ricardo Bussi que comparó a la comunidad LGBTI+ con personas discapacitadas, declarando “no sé porque hay que darle un cargo público por ser travesti si eso lo pagamos nosotros. El que decide ser travesti que se la banque solo”. Niega así la situación de precariedad en la que viven las personas trans, frente a la cual ningún gobierno ha resuelto la problemática de trabajo genuino y de falta de financiamiento de las legislaciones sancionadas.

El gobierno actual, del cual Massa forma parte, es responsable de las condiciones de vida miserables que afronta nuestra comunidad dándole el lugar a la derecha y a su contenido reaccionario para que crezca. Por eso se hace indispensable levantar la bandera de la independencia política de todos los gobiernos y las iglesias para hacerle frente al ajuste de hoy y al que se viene. Vamos a la Marcha del Orgullo a poner sobre la mesa las necesidades de la comunidad LGBTI+ que ningún gobierno pudo resolver, por la implementación real del cupo laboral trans, el financiamiento de la Ley de Identidad de Género y una educación sexual integral que contemple a las diversidades sexuales y de género y que sea de orden público. ¡A las calles compañeres!