23/07/2020

Alberto Fernández, ¿el presidente “gay friendly” y abortista?

Sobre la entrevista del presidente con jóvenes de todo el país en la TV Pública.
Por Mayra Francica Agrupación LGBTI 1969.

En un diálogo con jóvenes a través del programa Altavoz en la Televisión Pública, Alberto Fernández respondió de manera incierta -en el mejor de los casos- a las preocupaciones y problemáticas que enfrenta la juventud diariamente, y buscó mostrarse como un aliado de las mujeres y diversidades sexuales y de género.

Comenzado el diálogo con preguntas sobre la desaparición forzada de Facundo Castro, el presidente afirmó que eran “duros” en la investigación, ello pese a que los familiares de Facundo han denunciado recientemente nuevas injerencias en esa investigación por parte de la Bonaerense (la principal sospechosa). El mandatario sostuvo que “no es posible que en plena democracia y en un Estado de derecho la violencia institucional se instale entre nosotros”, pero olvidó mencionar que esto es una política represiva de Estado y que no es la primera ni la última persona desaparecida y criminalizada bajo los gobiernos “democráticos”.

En relación con el Ingreso Familiar de Emergencia, Fernández sostuvo que “fue un paso» para «institucionalizar a los jóvenes (…) el IFE lo único que hizo fue instituir a nueve millones de argentinos que estaban fuera del sistema y que no tenían ninguna ayuda del Estado”. Palabras altisonantes para hablar de una prestación de 10 mil pesos para quienes no trabajan ni pueden salir a hacer changas desde hace casi cinco meses; y cuando cinco millones de solicitantes quedaron afuera de la misma. A su turno, sostuvo que la deuda externa “la vamos a poder pagar con el tiempo y no a costa de los sectores vulnerables”, algo que de hecho ya vienen haciendo, mientras rehacen oferta tras oferta en beneficio de los acreedores.

El mandatario manifestó que “debemos ayudar a que los jóvenes se capaciten para conseguir trabajo», cuando lo cierto es que no existen capacitaciones estatales becadas con estos fines, e incluso si las hubiese el mercado laboral se encuentra completamente degradado, condenando a la juventud a la precarización laboral. Y que «también es una preocupación la gente que quedó fuera del sistema y les va a costar reingresar”, sin que haya ningún anuncio en este sentido más que el programa precarizador del Potenciar Trabajo.

Sin respuestas para el aborto legal…

En cuanto a la aprobación del Proyecto de Ley por el Aborto Legal Seguro y Gratuito, que ya viene teniendo sus cajoneos de parte de los gobiernos y las Iglesias, la respuesta de Alberto Fernández fue: “espero mandarlo tan pronto pueda, pero sé que esto va a generar un debate, porque no hay una Argentina unificada” (no sin dejar de ningunear a la Ola Verde, señalando que “cuando me corren por izquierda, les cuento que en el año ’85 yo enseñaba en un curso que no tenía sentido castigar el aborto, y la marea verde ni siquiera existía”).

Aquí la omisión vale más que lo dicho: el problema no es el movimiento de mujeres, LGBT+ y de la juventud que salió a la calle por este derecho, sino que el oficialismo dilata su tratamiento porque no quiere perder el apoyo de las iglesias, a las que necesita como un factor de contención social en un contexto de crisis agudizada. Y trabaja, a su vez, para instalar un proyecto consensuado con estas, muy por detrás del del presentado en su momento por la Campaña Nacional. En este contexto, y cuando se han tratado numerosos proyectos legislativos -contra el pueblo- durante la cuarentena, la afirmación de que “yo voy a mandar mi proyecto de legalización del aborto pero tenemos un Congreso funcionando vía zoom, donde no se puede sesionar” es una impostura. El hecho es que continuamos sin fecha exacta para frenar el genocidio del Estado en las muertes por abortos clandestinos, en un cuadro de encierro en que se han agravado las violencias y abusos.

…ni para el cupo laboral travesti-trans

El presidente señaló que “tenemos que preocuparnos por los derechos de las minorías a las que debemos respetar. Cuando comenzamos con el [Plan] Detectar, vimos que la población travesti trans estaba fuera de sistema, fuera de todo auxilio y nos ocupamos de eso”, señaló el presidente, como si la exclusión de este colectivo que no encaja con la heteronorma, sometido a condiciones paupérrimas por el Estado y con una expectativa de vida de 35 años, fuese novedosa.

Mientras les travestis y trans son de los sectores más afectados ante la crisis sanitaria y económica, el oficialismo sigue dilatando el tratamiento del Cupo Laboral Travesti-Trans en el Congreso con «reuniones informativas», luego de haberlo cajoneado en Concejos Deliberantes como el de Córdoba y cuando no se aplica tampoco en los distritos bonaerenses en que fue aprobado. La única «salida» ofrecida es el plan “Potenciar Trabajo”, que ofrece $8.500 (¡!) a cambio de trabajar, alimentando aún más la precarización del colectivo.

De conjunto, su presentación como un presidente “gay friendly”, que utiliza el lenguaje inclusivo, es una verdadera muestra de cinismo. El reforzamiento del clero por parte del gobierno (a contrapelo del masivo reclamo de la separación de la Iglesia del Estado) alimenta su mensaje oscurantista y discriminador de las diversidades sexuales y de género sobre la población, en defensa del «orden social» y del modelo de familia cis heterosexual como única forma de relación. En ese marco es que continúan los bloqueos a la instalación de una Educación Sexual Integral laica y científica y se mantiene el artículo 5 de esa ley, que habilita la injerencia de clerical en su dictado y contenidos.

Desde la Agrupación LGBTI 1969, rechazamos los intentos de cajonear nuestros derechos urgentes y adjudicar la responsabilidad individual a la juventud, diciendo que “depende de nosotros hacer un país más igualitario”. Los gobiernos son responsables de no garantizar las condiciones materiales y trabajo genuino para la población travesti-trans, del reforzamiento de las instituciones oscurantistas y la reproducción institucional de la discriminación y exclusión a nuestras identidades y sexualidades, de la clandestinidad del aborto y de los bloqueos a la ESI.

El camino para la juventud, las mujeres y el colectivo LGBT+ es la organización independiente por todos nuestros reclamos, y por una salida anticapitalista a la opresión que vivimos y tiene responsables.

También te puede interesar:

El gobierno señaló que 7 provincias tienen el sistema sanitario al límite. Escribe Guillermo Kane
La suba de los precios internacionales de la oleaginosa lleva a algunos hacia un espejismo.
Es necesario pelear por su efectiva implementación.
Charla-debate con compañeras de Argentina, Costa Rica y México. Martes 22, 19hs.