16/06/2021

Con 277 votos a favor, se obtuvo la media sanción del cupo laboral trans en Diputados

Mañana se vota en el Senado.

Juan Diez Ojo Obrero Fotografía

El viernes 11 de junio por la madrugada se votó la media sanción en la Cámara de Diputados la ley nacional de cupo laboral travesti-trans “Diana Sacayán-Lohana Berkins”, con 277 votos a favor, 11 votos en contra y 4 abstenciones provenientes del bloque de Juntos por el Cambio. Este jueves 17 se tratará el dictamen, que fue votado el 11 en diputades, en las comisiones de Mujer y del Trabajo del Senado.

Esta conquista del movimiento que durante años salió a las calles por la existencia de dicho cupo y por la financiación e implementación de los cupos que ya existen en diferentes partes del país, se da en un cuadro de rebeliones populares en América Latina frente al cual el gobierno debe mostrar su cara más amable y progresista. En este contexto, la ley es tratada de manera tardía y el compromiso del gobierno de Fernández a pagar la deuda externa pone en peligro la efectiva aplicación y financiamiento y que termine teniendo el mismo destino que los cupos ya vigentes en diferentes provincias y localidades del país.

¿Pinkwashing con el cupo? ¡No en nuestro nombre!

El dictamen elaborado a partir de las 18 propuestas tratadas en comisiones, fue presentado por Mónica Macha, presidenta de la Comisión de Mujer y Géneros de la Cámara de Diputados y diputada por el Frente de Todos, quien dio un discurso emotivo hablando sobre cómo esta ley “ataca al patriarcado, ataca el biologicismo. Estamos poniendo en agenda los mandatos biológicos y desmontando el binarismo”.

No es por el patriarcado o el biologicismo en sí mismo que las personas TTNB nos vemos impedidas de acceder al trabajo genuino, son estas herramientas de la opresión usadas por el Estado capitalista que las fomenta en todos los organismos e instituciones las que promueven la exclusión y la discriminación hacia las diversidades sexuales y de género.

Poco pueden hablar los y las diputadas del Frente de Todos sobre desmontar el biologicismo mientras mantienen y financian a las iglesias, a quienes les concedieron puntos estratégicos en leyes de vital importancia para el movimiento LGBTI+ y el conjunto de la clase obrera como el artículo 5 de la ley ESI y la objeción de conciencia en la ley de aborto.

Asimismo, Leo Grosso, diputado del mismo frente, llegó al extremo de afirmar que la expectativa de vida de las personas trans ascendió de 35 a 40 gracias a las políticas del Estado, omitiendo que el mes pasado se cometieron 5 crímenes de odio en quince días y que hay un pibe trans de 22 años desaparecido.

El caso de Tehuel pone al desnudo las consecuencias de la desfinanciación y la falta de implementación de los cupos que ya han sido aprobados y que donde existen en muchos casos han sido distribuidos de manera punteril, como en la provincia de Buenos Aires. Cupos que no resuelven la carestía que vivimos día a día las diversidades sexuales y de género. El oficialismo no dejó pasar la oportunidad de desligarse de su responsabilidad en la desaparición de Tehuel a lo largo de la jornada, donde varies diputades salieron con su foto exigiendo su aparición con vida.

Por parte de la oposición, de los 53 diputados del Pro solo 18 votaron a favor y 20 estuvieron ausentes y tanto los de la UCR como de la Coalición Cívica votaron en su mayoría a favor. De los votos negativos, cabe resaltar el del diputado por la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro García, cuyo argumento para votar en contra fue no estar de acuerdo con que no se requieran los antecedentes penales de las personas TTNB que deseen aplicar al cupo, cuando la realidad es que gran parte de las personas TTNB cuentan con antecedentes, casi en la totalidad de los casos como resultado de detenciones arbitrarias. Mientras el Pro habla de la Capital Federal como la ciudad gay friendly con sus campañas de #OrgulloBA, los diputados del partido de Larreta nos niegan derechos.

También cabe destacar la presencia de diversas activistas del movimiento trans pertenecientes a agrupaciones oficialistas y de Alba Rueda, subsecretaria de políticas de diversidad de la nación, que fueron la tribuna en el circo montado alrededor de esta ley. Las maniobras de cooptación y de apropiación de las luchas del movimiento LGBTI+ por parte de los gobiernos llamados nacionales y populares nuevamente se han evidenciado en la conquista de esta media sanción.

Quienes montaron una pantomima en el Congreso, los voceros del gobierno y la oposición que trataron y siguen tratando de apropiarse de nuestras luchas, son los y las responsables del ajuste brutal que sufren les trabajadores y que degrada las condiciones de vida de la población Travesti-Trans-NoBinarie. Los mismos que votaron a favor del cupo laboral trans, levantan la mano más rápido y con menos escándalo a la hora de votar las leyes de ajuste y precarización que hunden a la clase obrera en la miseria.

¡No a la devaluación de nuestra conquista histórica! ¡Qué nuestros derechos no subsidien a los capitalistas!

El proyecto que obtuvo la media sanción implica el establecimiento de un cupo del 1% en los tres poderes del Estado y las empresas estatales, incentivos fiscales para que las empresas privadas contraten personas trans y la promoción del acceso al crédito con tasas diferenciales. Cuando se trató en comisiones, la diputada mandato cumplido Romina Del Plá, en su intervención en las reuniones donde se desarrolló el debate sobre el cupo, expuso los límites del dictamen y las modificaciones que propusimos desde la banca PO-FITU. Al no garantizar el trabajo en planta, este proyecto da lugar a contrataciones basura con salarios precarios y por fuera del convenio colectivo de trabajo, lo cual va en contra de las necesidades del conjunto de la población TTNB.

Además, no se explicita la creación de nuevos puestos de trabajo para el cumplimiento de dicho cupo ya que se contradice con el recorte del gasto público recetado por el FMI. El incentivo fiscal presente en el artículo 11, donde se plantea un subsidio a las empresas privadas con el objetivo que contraten a personas trans, no es otra cosa que un subsidio más a los capitalistas por parte de este gobierno. Nuestros derechos no deben ser denigrados para seguir subsidiando a las grandes empresas. Necesitamos un cupo laboral que se financie, que sea implementado y que responda a las necesidades de la población TTNB trabajadora.

El ajuste que votan el oficialismo y la oposición patronal con unanimidad y que repercute en la calidad de vida de la población LGBTI+ tuvo su respuesta en la jornada de lucha del viernes 11 por parte del Plenario del Sindicalismo Combativo. Siguiendo los métodos de la clase obrera debemos seguir plantándonos en las calles como lo hicimos durante estos tres meses que Tehuel lleva desaparecido, con el propósito de que el cupo laboral trans sea ley. Por más demagogia y circo que quieran hacer los partidos de la burguesía y sus voceros con nuestras luchas, no hay maniobra que alcance para tapar la responsabilidad de los que gobiernan y gobernaron en las últimas décadas en el deterioro de nuestra calidad de vida.

¡Vamos por trabajo genuino! que se apruebe el cupo laboral trans y por la conquista de todas nuestras reivindicaciones.

 

 

También te puede interesar:

Con la presencia de la juventud, docentes, trabajadoras de la salud, de casas particulares y un enorme contingente de compañeras de los barrios.
Agencia del sionismo y los gobiernos derechistas latinoamericanos.
Vamos por su real implementación.
El mismo plantea la reducción del corte del biodiesel y un cupo para el porcentaje de maíz en el bioetanol.