26/06/2020

EE.UU.: “El rol que la comunidad LGBT+ está tomando en esta rebelión es muy importante”

Testimonios de la rebelión popular, entrevistamos a Jennicet Eva Gutiérrez de Familia: Trans Queer Liberation Movement
Por Jimena Zaidman Agrupación LGBTI 1969

Entrevistamos para Prensa Obrera a Jennicet Eva Gutiérrez, militante de Familia: Trans Queer Liberation Movement, una organización que milita por los derechos de las personas trans migrantes de Estados Unidos.


-Con el asesinato de George Floyd se puso sobre la mesa mundialmente el ensañamiento particular hacia la comunidad afrodescendiente de la policía ¿que sucede con la comunidad trans afrodecendiente y migrante?¿que salida le ven a esta situación?


-Primeramente, me gustaría decir que es devastante que a George Floyd le hayan quitado su vida brutalmente. La policía de Estados Unidos siempre ha sido injusta con la comunidad afrodescendiente. La comunidad trans migrante y afrodescendiente seguimos sufriendo violencia e injusticias. El 27 de mayo de este año, la policía de Tallahassee en el estado de Florida asesinó a un chico trans afrodescendiente de nombre Tony McDade. La noticia de su muerte no ha sido amplificada por los medios de comunicación. La gente se entero sobre su asesinato por miembrxs de su misma comunidad LGBT demandando justicia y que se honre su vida. La violencia que enfrenta nuestra comunidad no se limita al Estado policial. Desafortunadamente dos mujeres trans fueron brutalmente asesinadas en la segunda semana de junio, Dominique Fells y Riah Milton. Yo creo que tenemos la responsabilidad de asegurarnos que sus vidas no sean olvidadas cuando salimos a las calles a protestar y que al mismo tiempo elevemos casos que no son mencionados más ampliamente.


Nuestras compañeras trans inmigrantes siguen siendo detenidas en los centros de detención a través de todo el país. La pandemia global de Covid-19 ha paralizado al país. Las personas trans migrantes que tienen casos pendientes sobre su proceso de asilo político están en pausa. El departamento de inmigración del cual el gobierno federal está a cargo no tiene prisa ni interés en procesar sus casos. Muchas compañeras siguen detenidas exponiéndose a una probabilidad alta de contagiarse del virus. Existe mucho miedo ya que mucha gente no sabe que es lo que va ha pasar con sus casos. Muchas chicas por falta de documentación legal para trabajar o por la alta discriminación que existe, hacen trabajo sexual. Ellas también han sido impactadas severamente. Muchas no tienen seguro médicos para poder ir a un hospital en caso de que posiblemente puedan tener síntomas del Covid-19. En la ciudad de Nueva York una reconocida activista trans migrante mexicana, Lorena Borjas, falleció del coronavirus. Su muerte impactó profundamente a la comunidad. Pero muchas de ellas que fueron inspiradas por su trabajo y activismo, están tomando posiciones de liderazgo y dando apoyo a las personas que más lo necesitan.


Pienso que unas de las salidas de esta situación de ola de violencia policial y racismo sistémico es involucrarnos con organizaciones como a la que yo pertenezco, Familia: Trans Queer Liberation Movement, y que sigamos apoyando y amplificando el movimiento y la proclamación de que Las Vidas Negras Importan. Debemos modelar compañerismo  con las demandas que la comunidad afrodescendiente está exigiendo al Estado. Por ejemplo, la demanda de cortarle el presupuesto a la policía. Apoyar a el liderazgo de mujeres trans afrodescendiente y trans migrante.


-¿Cómo está viviendo la comunidad trans la situación frente al covid 19?¿el sistema de salud está contemplando sus necesidades?


-La comunidad está siendo fuertemente impactada por el Covid-19. Muchas de nuestras compañeras son indocumentadas lo cual pone una barrera para poder recibir servicios médicos. La administración actual está haciendo todo lo posible por eliminar protecciones específicamente a la comunidad transgenro.  Quieren que el binario de género permanezca y limitar la definición del género en base a los genitales de las personas. En las escuelas están quitando protecciones que anteriormente se habían ganado. Es una situación desafortunada y son ataques abiertamente a nuestra humanidad y dignidad. Afortunadamente, existe un activismo que está creciendo más fuerte y visible para retar y eliminar esos ataques injustos.


Desafortunadamente el sistema de salud no está contemplando las necesidades. El caso de Lorena Borjas que mencione anteriormente reveló por medio de personas que la conocían que ella no quería ir al hospital. Esto es importante por que ella vivió en la ciudad de nueva york donde supuestamente hay avances y es muy liberal. Mi entendimiento de ella no querer ir al hospital era que temía ser maltratada por su identidad de género. Cuando su salud deterioró fuertemente, fue entonces cuando ella fue a un hospital. Lamentablemente perdió su vida y su nombre se unió a las miles de personas que han fallecido por el coronavirus. El periódico The New York Times publicó los nombres de casi cien mil personas, y uno de los nombres era el de Lorena Borjas.


-Recientemente la Corte Suprema de EEUU falló a favor de la prohibición de despedir a una persona por su orientación sexual o por ser transgénero ¿cual es actualmente la situacion laboral de la comunida LGBT+ y particularmente la comunidad trans?


-Desafortunadamente, es muy complicado poder verificar con estadísticas certezas el numero de personas transgenero que están trabajando. Lo que si sabemos es que la población transgenro específicamente la mujer trans afrodescendiente y de color son diez veces mas propensas a enfrentar discriminación de trabajo. El ingreso anual de muchas de nuestras compañeras es de diez mil dólares, lo cual no es suficiente para sobrevivir. Por ejemplo, yo he tenido la oportunidad de conocer dos trabajadoras, una de ellas es maestra de primaria y la otra es una mesera. Las dos no viven sus vidas abiertamente como mujeres transgenero. No es porque se avergüenzan de ser ellas mismas. La razón por la cual ellas no dicen es por miedo a ser despedidas de su trabajo lo cual puede abrir la puerta a la discriminación y violencia.


Esperemos que, con la decisión de la Corte Suprema, nuestras compañeras que son afortunadas de tener un trabajo tengan un poco de tranquilidad. Yo pienso que al final el verdadero cambio está en nuestras comunidades. Tenemos que seguir organizando a nuestras comunidades. Ahí es donde está el poder. Ahí es donde está la fuerza. Ahí es donde está el cambio.


-Estamos en vísperas de un aniversario de la rebelión de Stonewall mientras se está viviendo una rebelión general en Estados Unidos ¿qué rol está tomando la comunidad LGBT+ en esta rebelión?


-El rol que la comunidad LGBT+ está tomando en esta rebelión es muy importante. La ola de violencia que nuestras compañeras trans afrodescendientes vive ha movilizado a mucha gente y a la misma vez ha retado a nuestro movimiento a alzar su voz y decir que ya no podemos ignorar los asesinatos. Los desfiles del orgullo fueron cancelados por precauciones y seguridad sobre el coronavirus. Muchos grupos por hacerle honor a la rebelión de Stonewall lo cual fue una rebeldía en contra del abuso policial, se han unido a la lucha y apoyan el movimiento afrodescendiente. El domingo 14 de junio en la ciudad de Brooklyn, más de quince mil personas se reunieron en un canto de protesta afuera del museo de esa ciudad para demandar un alto a los asesinatos de nuestras compañeras negras y gritan con mucha pasión que las vidas negras trans importan. Una de las voces de fuerte liderazgo fue la de Raquel Willis una mujer trans negra. En varias ciudades también se está demostrando apoyo y han salido a protestar y demandar justicia. En San Francisco y Nueva York el último fin de semana del mes del orgullo, se espera una demostración masiva en apoyo con la comunidad LGBTQ+ afrodescendiente.


Vale la pena recalcar que esperemos que este momento de protesta siga en los siguientes años. Esperemos que el desfile de orgullo siga siendo un momento de orgullo y de protesta. Tenemos la responsabilidad de honrar a nuestros antepasades, Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera, entre otres participantes los últimos años sesenta y hacerles sentir orgulloses después de que, por varios años, el desfile de orgullo fue cooptado por corporativos que siguen beneficiándose, pero a la misma vez dejan a muchas personas de nuestra comunidad en la pobreza.


-Para cerrar, algunos plantean que la salida a la situación actual es esperar a las elecciones en noviembre ¿que piensan al respecto?


-Yo en lo personal, no pienso que nuestra solución está en un presidente o en una administración demócrata o republicana. Yo pienso que los dos partidos tienen un enfoque fuerte de mantener el capitalismo. El capitalismo bajo estos partidos políticos en Estados Unidos ha creado mucha desigualdad. Ha generado mucha violencia y discriminación. A la misma vez, entiendo que la gente quiere reemplazar a la administración actual. Creo que el proceso electoral es una forma de reducir daño, pero no es la solución – ni mucho menos el camino a la liberación. Creo que todas las estrategias son válidas y debemos de debilitar al enemigo. Uno de mis temores es que, si el actual presidente es reemplazado, mucha gente va ha pensar que todas las desigualdades pueden ser solucionadas. Recuerdo que, en una protesta de orgullo en el 2016, había una persona blanca cisgenro con un letrero que decía, “si hubiese ganado Hillary Clinton estaría en el ‘brunch’.” Este mensaje es muy peligroso porque se ha demostrado que no importa que partido este en el poder– la violencia y discriminación sigue. Las prisiones siguen llenas de millones de personas negras y de color. Los encierros de nuestra comunidad indocumentada LGBTQ+ siguen. La falta de desempleo sigue. La falta de acceso  a un seguro médico y al cuidado de salud sigue. Las muertes en prisiones y en centros de detención siguen. Nunca debemos olvidar los casos de Victoria Arellano, Roxsana Hernández, Johana Medina, y Layleen Polanco. Mujeres trans inmigrantes y, Layleen, afrodescendiente que fallecieron a manos del estado.


Yo creo en el poder de organizar. Yo creo que la solución está en nuestras comunidades. La liberación queda en nuestras manos.