09/07/2020

MST-Libre Diversidad no quiere acuerdo con el FIT-U, sí con las organizaciones integradas al Estado

Rechazamos que se use el nombre del Frente de Izquierda Unidad para convocar actividades de la Federación Argentina LGBT.
Por Jimena Zaidman, May Francesco Agrupación LGBTI 1969

En este 28J del Orgullo, el MST realizó una charla junto a la Federación Argentina Lgbt, en cuyo flyer de convocatoria fue incluido el logo oficial del Frente de Izquierda. En esta oportunidad, no solo fue el logo de “MST en el Frente de Izquierda Unidad” acompañado del de la Falgbt -como ya lo han hecho-, sino directamente “Frente de Izquierda Unidad”.

Nos parece importante clarificar, que el Frente de Izquierda Unidad no es parte de la Falgbt y que el logo fue usado sin consulta ni consenso de parte del resto de las fuerzas que pertenecemos al mismo y que, por el contrario, luchamos contra la burocracia de la Falgbt, defendendiendo los reagrupamientos combativos independientes del Estado, las Iglesias y las patronales.

Dos estrategias

La Falgbt fue creada en el 2006 por el kirchnerismo, en ese momento gobierno, y desde ese entonces funciona como aparato de cooptación y contención de nuestro movimiento. Desde sus comienzos, se ha conformado esta federación como un frente único entre variantes patronales, como el PS o diversos agrupamientos pertenecientes al peronismo, también con elementos pertenecientes al ala más progresista de las Iglesias Así, podemos ver en la lista de las organizaciones que la conforman al Centro Cristiano de la Comunidad Glttb A.C., el grupo Cristianos Evangélicos Gays y Lesbianas de Argentina (Cegla) o la Iglesia Kinship Adventista del Séptimo Día. Llamativamente, desde los comienzos de la Federación también formó parte Libre y Diversidad, agrupamiento Lgbt del MST; incluso su referente Pablo Vasco es actualmente parte de las autoridades la federación, cumpliendo un rol de “secretario de fiscalización”. Este organismo funciona actualmente como una oficina más del Estado y dice defender nuestros intereses, pero en los hechos se trata de una estrategia para frenar todos nuestros reclamos. La Federación ha renunciado desde su nacimiento a organizar la lucha por las exigencias más inmediatas de las diversidades sexuales y de género, como la del cupo laboral travesti-trans (un colectivo que actualmente tiene una expectativa de vida de 35 años).

Desde la Agrupación Lgbti 1969 y el Partido Obrero, hemos debatido con Libre Diversidad nuestras diferencias políticas en cuanto a la Falgbt de cara a lo que fue la Marcha del Orgullo y la jornada del 28 de junio en 2019. En esa oportunidad, el MST planteó no compartir los lineamientos de la dirección de la Falgbt (a pesar de integrarla) y estar allí con la intención de llevar una intervención de izquierda, “porque el debate se da desde adentro”. Esto conlleva a la misma política errónea de «cavar trincheras con la burocracia» que el MST impulsó en el movimiento obrero y que los llevó a abandonar toda lucha política por una nueva dirección en el movimiento sindical, subordinándose a distintas variantes de la burocracia. Este derrotero no tiene nada para aportarle al movimiento Lgbt+, que tiene todas sus reivindicaciones pendientes, producto, en gran medida, de la adaptación de la Federación al Estado y a todos los gobiernos.

Mientras que Libre Diversidad dice estar en la Federación para dar una intervención de izquierda, no funciona más que como lavado de cara izquierdista a la misma, demostrando como el MST y Libre Diversidad han abandonado en este terreno todo camino dirigido a construir un movimiento Lgbt+ de lucha y clasista que sea independiente del Estado.

«Federación»

Como Frente de Izquierda-Unidad, sabemos que el debate no se da desde adentro cuando hablamos de organizaciones dependientes del Estado, que están para operar a favor de los gobiernos funcionando como una burocracia e impidiendo las intervenciones combativas dentro de las asambleas. Es importante resaltar que esta “Federación” de federación solo tiene el nombre: la participación en la misma está supeditada a estar de acuerdo con la dirección actual de la misma, como bien se nos ha dejado en claro cuando nos planteamos la posibilidad de federarnos para conformar una lista opositora y luchar por convertir esta federación en un espacio de lucha.

A su vez, cuando la 1969 intentó intervenir dentro de la Comisión Organizadora de la Marcha del Orgullo, dirigida por la Falgbt, fue expulsada de las reuniones bajo el argumento de que dicha comisión se maneja por consenso -por lo cual no hay espacio para debatir o votar posiciones opositoras a la dirección de la misma. Asimismo, desde la Falgbt y las organizaciones que pertenecen a la Comisión Organizadora no generan una difusión de estas reuniones, con el propósito de vaciarlas a su conveniencia. Queda claro entonces que no hay un espacio para una intervención independiente dentro de este espacio y que la condición para que el MST mantenga su lugar dentro de los mismos es el consenso y la alineación con la dirección.

Hoy la Falgbt, que funciona para cada gobierno de turno, vuelve a ser del ala más peronista-kirchnerista. Durante los años de macrismo, denunciaban al FMI y al gobierno, pero ni una palabra se dice ahora sobre la reestructuración de la deuda de Alberto Fernández.

La estrategia de contener al movimiento con falsas promesas también es llevada adelante por el gobierno a través del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. Desde los anuncios sobre proyectos de legalización del aborto que no aparecen, hasta una supuesta aplicación del cupo laboral travesti trans que de hecho no se implementa; lo que hay, por el contrario, son planes sociales de miseria de $8.500 como el “Potenciar Trabajo” y sigue sin darse ninguna salida al colectivo condenado a la miseria y la prostitución.

Rechazos y acuerdos

En las marchas mencionadas anteriormente, no se llegó a un acuerdo con el MST para que movilicen únicamente en la columna independiente del Frente de Izquierda. En el 28J del 2019, marchó tanto en esta como en la columna de Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar), que hemos denunciado por su rol en favor del lobby proxeneta. En la Marcha del Orgullo de fin de ese año, el MST se volvió a desdoblar y también marchó con la Falgbt, en la columna del festejo de ascenso del nuevo presidente Alberto Fernández, vaciando la única columna independiente contra la burocracia.

En este 2020, con la crisis capitalista agudizada y en medio de la pandemia, no hubo movilización contra los travesticidios y transfemicidios el 28 de junio del Orgullo, pero eso no impidió las medidas combativas desde nuestro lado. Si bien se encontraban dificultades para generar una marcha masiva por la curva de contagios y la cuarentena, ante la situación de emergencia de les compañeres, desde la Agrupación Lgbti 1969, le propusimos al FIT-U reunirnos para realizar una concentración con las medidas de seguridad e higiene correspondientes frente al Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. La respuesta del MST fue que no tenía acuerdo en las consignas, pese a que aún no había ninguna consigna definida, rechazando incluso la posibilidad de una reunión para debatirla. Entendemos que el rechazo, por tanto, fue a la movilización frente al ministerio en sí.

Pero mientras no hay acuerdo de consignas con el FIT-U, sí lo hubo con la Falgbt, con quienes el 28J realizaron un vivo junto con María Rachid, ex legisladora del Frente para la Victoria, ex funcionaria del Inadi y dirigente de la Falgbt. Como mencionamos al principio, en la publicación invitaron a esta actividad colocando el sello del FIT-U como parte de les convocantes.

Como FIT-U, debemos impulsar una intervención común en todos nuestros espacios, lo que incluye al movimiento Lgbti+. Advertimos entonces sobre estas actitudes opuestas a los objetivos del FIT-U de les trabajadores, que continúa teniendo el MST. Desde la Agrupación Lgbti 1969 y el Partido Obrero, llamamos al MST y Libre Diversidad, a terminar con estas alineaciones con la Falgbt, y más aún de realizarlas en nombre del FIT-U, y sumarse a luchar por una salida socialista en las calles y en las filas de la independencia política del Estado, las iglesias y las patronales, siempre.