01/07/2020

Santa Cruz: un 28J de lucha que grita por las infancias trans y los crímenes de odio

La Agrupación LGBTI 1969 Santa Cruz se organiza.

A 51 años de la revuelta de Stonewall -suceso que marcó el camino del movimiento Lgbti-, en Río Gallegos organizamos una charla virtual sobre infancias trans, que tuvo una importante audiencia nacional a través de Facebook Live. Por un lado, Luciana (mamá de une niñe trans) habló de su lucha por visibilizar a las infancias trans y las dificultades a las que se enfrenta una familia cuando acompaña a su niñe en la apropiación de su identidad autopercibida. Elizabeth Chocobar, hizo un recorrido de la lucha por el pedido de justicia por el transfemicidio de Marcela Chocobar. Nos recordó que, a un año del juicio, apelaron la condena de uno de los acusados y exigen la aparición del cuerpo de su hermana.


Por otro lado, participó Laura Carboni, docente universitaria de la Asociación Gremial Docente-UBA, y habló de la lucha por formación docente en educación sexual integral y la importancia de la separación de la Iglesia del Estado. Cerró este panel Mily Victoria, referente de la Agrupación Lgbti 1969, quien hizo hincapié en la lucha que se desencadenó luego del 28 de junio de 1969 en Stonewall Inn y el largo camino de conquistas y reivindicaciones que aún nos quedan por arrancarle a un Estado que hace demagogia enarbolando banderas Lgbti por un lado, pero dejando sin respuestas a un sector ampliamente vulnerado por el mismo y dejando sin presupuesto a las leyes arrancadas por el movimiento Lgbt+ a un sistema que no tiene nada que ofrecernos.


Los testimonios de estas luchadoras ponen en evidencia la necesidad de que se aplique la ESI laica y científica en todas las escuelas y se efectúen todos los reclamos de las personas travestis trans como ley de Identidad de género y el cupo laboral travesti trans.



Es por esto que luchamos, para que las infancias trans puedan ejercer la libre elección de sus identidades sin ningún tipo de prejuicios ni exclusiones en todos los ámbitos e instituciones. Sostenemos que una ESI laica y científica que contemple a las diversidades sexuales y de género, refuerza la visibilización de las personas trans desde sus primeros años y esto podría prevenir años de exclusión y discriminación que terminan en los más trágicos desenlaces, como suicidios o crímenes de odio.


El lunes 29, tuvimos otra jornada de lucha: una marcha que se convocó en el centro de la ciudad de Río Gallegos y que a pesar de las bajas temperaturas, fue contundente. Marchamos junto a Javier, joven que sufrió represión policial hace dos meses; las hermanas de Marcela Chocobar y distintas organizaciones sociales, hacia la Jefatura de policía, donde se llevó a cabo un acto. Denunciamos que hoy en Santa Cruz el gobierno del Frente de Todos hace demagogia con las reivindicaciones del movimiento de mujeres y LgbtiI, grabando un vídeo bailando frente al Ministerio de Desarrollo Social, mientras cierran y recortan los consultorios inclusivos, dejándolos sin presupuesto, dejando miles de personas sin su tratamiento hormonal y sometiendo a las personas trans y travestis a consumir hormonas sin el acompañamiento del personal de salud, como a cirugías clandestinas.



En Santa Cruz, seguimos luchando por inclusión laboral trans, por lo que marchamos a la Cámara de Diputadxs para presentar una nota con adhesiones de agrupaciones y organizaciones sociales, pidiendo al presidente de la cámara, Eugenio Quiroga, que dé tratamiento parlamentario al proyecto de ley que presentamos el 28 de junio del 2018. Es urgente que se apruebe esta ley, ya que venimos caracterizando que la situación económica de la población travesti trans recrudeció en esta pandemia y son expulsadas de sus hogares a muy temprana edad, así como del sistema educativo, de salud y sin posibilidades de un trabajo formal.


Muchas personas se ven marginadas a trabajos informales sin obra social, sin aportes jubilatorios, y en el peor de los casos son arrinconadas a ejercer la prostitución como único medio de subsistencia, donde son expuestas a los últimos eslabones de esta cadena de violencia que se descarga sobre el colectivo travesti trans, las redes de trata y los crímenes de odio.



Esta situación se profundiza en medio de la pandemia por el Covid-19, mientras el gobierno nacional devalúa nuestros reclamos con un Ministerio de la Mujer, Géneros y Diversidad, con el firme compromiso de pagar la deuda usuaria en lugar de generar una asistencia real a la población Lgbti en este contexto de emergencia.


Hoy seguimos luchando por la aplicación efectiva de la ley de identidad de género, por tratamientos hormonales y que las intervenciones quirúrgicas sean cubierta por todas las obras sociales.


Por todas estas reivindicaciones que aún quedan por conquistar, redoblemos la apuesta y repliquemos la lucha de Stonewall con una organización independiente del Estado y del poder político.






 

En esta nota

También te puede interesar: