Abajo la persecución con contravenciones a luchadores y luchadoras del Garrahan y el Posadas

Firmá el petitorio.

Movilización en defensa de la salud pública.

En las últimas semanas, empezaron a llegar notificaciones acerca de una contravención a varios compañeros y compañeras que estuvieron en lucha que dimos en los Hospitales Garrahan y Posadas durante 2022. Así, están imputadas por obstaculizar la vía pública la delegada general de ATE Garrahan, Luisa Pérez Félix, y la Secretaria General de la Asociación de Profesionales, Norma Lezana. También figuran en la contravención un compañero administrativo y distintos profesionales del Posadas.

El año pasado en el Hospital Garrahan hubo una gran organización para exigir salarios dignos desde todos los sectores. Médicos, enfermeros, administrativos, auxiliares, maestras jardineras, técnicos y otros sectores salimos a la calle para exigir salarios iniciales iguales a la canasta familiar y un régimen especial que contemple la insalubridad.

La causa refiere al 23 de noviembre, cuando ambos hospitales nos movilizamos al Ministerio de Salud. Al llegar, una representación de compañerxs de los hospitales Garrahan y Posadas subió a reunirse con el Dr. Collia para plantear las necesidades que tenía cada uno y se presentó el pliego de reivindicaciones. Cabe destacar que la lista de imputados sale de la nómina de personas que recibió la seguridad del Ministerio, que evidentemente aportó esos nombres a la Justicia de Larreta.

Es un nuevo ejemplo de criminalización de las luchas populares. En nuestro caso, para un conflicto que se desarrolló desde agosto a diciembre de 2022, con asambleas públicas y medidas de fuerza publicadas, intentando llegar a acuerdos y soluciones del conflicto sin resultados positivos con el Consejo de Administración. Simplemente hicimos uso legítimo de nuestro derecho a huelga y a la protesta, siendo de los sectores más castigados en la pandemia (consecuencias que pagamos al día de hoy con nuestra salud), y de los sectores que estamos más ajustados desde el gobierno a nivel salarial.

Hoy un operario en el Hospital Garrahan tiene que esperar a tener una antiguedad de 35 años para llegar a fin de mes, y su sueldo inicial no cubre la canasta básica. Ni hablar si la comparamos con la que nosotros tomamos como válida que es la de la Junta Interna de ATE Indec, que hoy la define en $345.151.

El FdT se rasgas las vestiduras criticando lo que Morales hace en Jujuy pero el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el gobierno nacional se dan la mano para perseguir, amedrentar y castigar a los luchadores que dan la pelea por el salario y las condiciones de trabajo.

Necesitamos defender nuestro derecho a huelga y apoyar a nuestrxs compañerxs, firmemos y divulguemos el formulario (haciendo click aquí). Todos esos derechos que reclamamos los vamos a ganar en la calle, organizados y movilizando.