Alerta para todo el movimiento popular

La Justicia confirmó las sentencias a Arakaki y Ruiz

César Arakaki y Daniel Ruiz

A pesar de que fue conminado a revisar las condenas, el juez ratificó los términos y los tiempos de las condenas para César “Chino” Arakaki y Daniel Ruiz. El dictamen de la Cámara había sido claro en el planteo que el juez debía revisar las condenas por no haber tenido en cuenta los atenuantes, lo que podía derivar en una reducción de los tiempos de condena. Esa fue la interpretación que hicieron algunos medios, a la que nosotros fuimos cautelosos en su interpretación. El juez efectivamente tomó la indicación del tribunal pero ratificó los tiempos de las condenas.

De la misma manera, habíamos apelado la resolución del tribunal ya que ratificaba las condenas de los compañeros y lo había hecho sobre la base de tener en cuenta la condena por lesiones (que no fue probada en el tribunal y la víctima aludida se retiró del juicio) y, más importante, porque consideraron la condena por intimidación pública. Esto, dijimos, era absolutamente grave, porque al incluir esta acusación y posterior condena, toda acción que tenga un carácter relacionado con la protesta social podía ser incluida en este marco, dándole un carácter penal y persecutorio a toda acción de lucha o protesta contra medidas del Estado o patronales. Así lo entendió incluso la jueza Figueroa, que votó en disidencia el fallo del tribunal, señalando la peligrosidad de tomar en cuenta esta acusación, ya que se plantea como un antecedente en la criminalización de la protesta, sentando jurisprudencia.

Esta apelación fue rechazada en las últimas horas. El recurso extraordinario que planteamos fue rechazado sobre bases que se fundan, por la rapidez en que se tomó, en una determinación política del tribunal de imponer una derrota al movimiento popular antes del desenlace electoral. Hemos dicho que esta causa tiene un carácter estratégico para la burguesía, pues sería la primera condena a luchadores populares antes de llevar adelante la agudización del ajuste que se promete al FMI y las campañas de persecución, hostigamiento y persecución al movimiento piquetero y todos los movimientos de lucha en el último periodo en nuestro país.

Más que nunca ponernos en acción

Se hace indispensable retomar todas las acciones para exponer esta situación a la población y desarrollar una gran campaña. Más allá de que quedan instancias judiciales tenemos, por delante, acciones de lucha y organización para evitar que nuestros compañeros vayan a la cárcel. Nunca confiamos en esto y menos lo haremos ahora. Por eso debemos redoblar todas las acciones de lucha y apoyo que se llevaron adelante estos años. En primer lugar, la solidaridad del activismo y todos los luchadores juntando firmas para mandar al tribunal nuevamente, haciendo una campaña internacional pidiendo pronunciamientos de organizaciones hermanas. El último plenario antirrepresivo nacional votó una movilización para la primera quincena de noviembre, que se le puso fecha para el 9 y que tendrá que tener como eje fundamental el pedido de absolución de los compañeros, así como la denuncia del tribunal que quiere imponer una derrota al movimiento popular.