Ante los hechos relacionados con el represor Walter Salvador Pagano

Seguir

Seguir

Seguir

Seguir

En las movilizaciones que comenzaron el 14 de diciembre de 2001 en Rosario y que se extendieron (…) hasta la caída del Gobierno de De la Rúa-Cavallo, pero que aún continúan (…) las fuerzas represivas mataron a más de 40 manifestantes y el pueblo de la provincia tuvo muchos de esos caídos: Claudio “Pocho” Leprati, Graciela Acosta, Miguel Paccini, Juan A. Delgado, Janina García, Rubén Pereyra, Ricardo Villalba y Walter Campos… (…)


Para que esto ocurra obviamente debe existir una política que en el caso de la provincia de Santa Fe arranca desde el gobernador Carlos Reutemann, (…)


Deberán explicar entonces, el gobernador Reuteman, su ministro de Gobierno y sus funcionarios, qué hacía el asesino Walter Salvador Pagano (alias “Sergio Paz”, “Wenceslao” o “Sergio ll”) en la movilización del día 17 de enero de 2002, infiltrado junto a otros dos individuos, entre las personas decentes que expresaban distintos reclamos en la Plaza San Martín.


Fue en esas condiciones de peligro evidente para los compañeros que allí se encontraban (situación de repugnante e intolerable cotidianeidad, ya que frecuenta facultades, sindicatos, asambleas populares, bares de estudiantes) que muchos reaccionaron ante la presencia y provocaciones de Pagano y determinaron expulsarlo del lugar. Y esto nos parece una actitud ejemplar, que apoyamos sin retaceos.


La cobardía del genocida Pagano lo llevó a realizar una denuncia penal contra compañeros al boleo (…) El caso del periodista Pablo Alvarez es gravísimo, y la citación policial que le realizan como testigo, para luego convertirla en declaración como imputado, es una burda celada policial para apretarlo en connivencia con el asesino Pagano, situación ésta que se enmarca en las constantes agresiones a periodistas en cumplimiento de su trabajo.


Compartimos el comunicado del Sindicato de Prensa de Rosario, elogiamos la respuesta inmediata, y estamos atentos a la actitud que asuma el juez que interviene en la causa, ante el reclamo realizado por el sindicato y los que permanentemente realizan los abogados defensores.