Gatillo fácil

Asesinato de Lucas Verón: la Bonaerense trató de impedir la llegada de la familia a la fiscalía

Fue durante la movilización exigiendo justicia a 5 meses de su asesinato.

Como todos los 10 de cada mes, desde que Lucas fue asesinado por la policía en el barrio de González Catán, sus familiares y amigos realizan una caravana que recorre Ruta 3 hasta llegar a San Justo, donde se encuentra la Fiscalía General. En esta ocasión, mientras se encontraban a la altura de Laferrere un patrullero se interpuso para impedirles el paso.

La excusa que utilizaron los oficiales es que estaban cometiendo una “infracción” al circular por el Metrobus (lo hacen desde la primera movilización acompañados por un colectivo). Pero lo cierto es que conocen perfectamente a la familia de Lucas y la lucha que están dando para que se haga justicia; el verdadero motivo era impedir que la caravana llegue a la Fiscalía, donde se realiza el reclamo. Sin embargo, los oficiales tuvieron que retirarse porque llevaban a un detenido que, aprovechando la parada, se escapó.

No conformes con eso, volvieron a interponerse en el paso cuando la familia ya había llegado a Isidro Casanova, esta vez con una actitud violenta y desmedida. Al punto de empujar a Cinthia, la hermana de Lucas, y apuntar con un arma de fuego a otra familiar, quien se encontraba con su hijo menor de edad. La impunidad con la que operan no es más que la expresión de la podredumbre de la institución a la que pertenecen y el rol de regimentación que cumplen bajo este sistema. Los responsables de la muerte de Lucas Verón son los mismos que intentan impedir que continúe el pedido de justicia, más que una paradoja es el resultado de la fuerza que ha recobrado la policía bonaerense de la mano de la doctrina Chocobar y su perpetuador, Sergio Berni.

Nos solidarizamos con los familiares y amigos de Lucas al cumplirse 5 meses de su brutal asesinato en manos de la policía bonaerense y  acompañamos el pedido de justicia por  homicidio y encubrimiento que recae sobre los imputados en el caso.

¡Basta de gatillo fácil!

Desmantelamiento del aparato represivo.

¡Fuera la policía de nuestros barrios!

También te puede interesar:

La ciudad permanece en fase 3 con la situación epidemiológica en alerta roja, circulación comunitaria de las dos cepas más contagiosas, el hospital municipal a punto del colapso y trabajadores de la salud agotados.
Sus trabajadores protagonizaron una jornada de lucha.
La lucha contra la represión y la educación virtual en condiciones.
El colapso del sistema sanitario requiere la reapertura de todos los centros de salud clausurados durante la pandemia.