Caso Machuca (Río Negro): ¿averiguación de paradero y desaparición forzada de persona?

Se cumplieron 3 años de la desaparición del trabajador rural.
Por Gabriel Musa Concejal del Partido Obrero en General Godoy

Hoy, 5 de octubre se han cumplido 3 años de la desaparición (¿forzada?) de Esteban Machuca, peón rural de General Godoy, provincia de Río Negro. El 5 de octubre, pero de 2017, Alencastre, un conocido empresario, oriundo de Villa Regina y dueño de la estancia «Tres Banderas», junto con un ayudante de la misma localidad de donde era Esteban lo pasaron a buscar por la casa donde vivía con su madre para llevarlo a Gobernador Duval, provincia de La Pampa, donde hace 2 años cumplía tareas. Recién, el día 15 del mismo mes, la patronal realizó una denuncia donde afirmaba que al llegar a la estancia había encontrado el DNI, la ropa y su celular, pero no a Esteban. Éste le había asegurado a su familia el día 11 del mismo mes volvería, debido a una consulta médica que no podía suspender. Desde el mismo 15, las justicias de La Pampa y de Río Negro comenzaron a operar y manipular la causa en un intento por desviar la investigación, que se mantiene hasta el día de hoy. Hace pocos días, la familia brindó una entrevista donde aseguraron por primera vez que: «A mi hermano le hicieron algo» (eldiariodelapampa, 29/08).

Otra vez, la maldita justicia y la maldita policía.

Un recorrido por donde llevó la causa el primer fiscal de La Pampa, José Luis Coito nos permite ver un conocido mecanismo para desviar la investigación. Las pistas seguidas por este le permitieron salirse del lugar de los hechos, es decir, la Estancia Tres Banderas. Ya el 14 de noviembre de 2017, en el medio periodístico Noticias Río Colorado Informa de Rio Negro (14/11/2017), la hermana denunciaba que desde el primer momento se había hecho todo mal, que criminalística nunca había aparecido a tomar huellas, que el dueño del campo limpió toda la casa y borró pruebas, y que el fiscal nunca se había hecho presente. También en dicha entrevista la familia afirmaba, por un lado que Esteban estaba muerto, y que Coito había tomado declaraciones entre el 12 y el 14 de octubre a personas que afirmaban haber visto a Esteban en Villa Regina, provincia de Río Negro, pero no al dueño del campo, Alencastre, una de las últimas personas que objetivamente vio con vida a Esteban. Tampoco han llamado a testificar al día de hoy a la familia de Esteban y testigos de los rastrillajes.

Las evidencias que se encontraron luego en el campo no hicieron que este fiscal profundizará la investigación, ni en el campo ni sobre la patronal. Entre las evidencias que el fiscal no tomó hay que mencionar por ejemplo algunos mensajes escritos en papeles, que podrían orientar la investigación a un tráfico de drogas en el campo de la patronal. En dicha entrevista la familia afirmó que uno de esos mensajes decía: «Ojo con ese tipo del campo, que nos va a traer problemas». Allí también se menciona al Subcomisario Lucero, a quién el fiscal ya al segundo día le había dado la llave de la tranquera de la estancia, pero que se las había olvidado a la hora de ir a levantar pruebas. Ni siquiera, asegura la familia, tenían bolsas para levantar las evidencias. En este sentido, una nota del portal periodístico Diario Prensa Libre el mismo 14 de noviembre levantaba la noticia de que las evidencias hacían pensar que la desaparición había sido mediante una acción de sangre, relacionada con una posible actividad narco en la zona.

Luego de estas noticias, el 22 del mismo mes el fiscal Coito salía en Radio Nacional de La Pampa afirmando que las medidas necesarias en la investigación se habían tomado. En dicha entrevista cuenta con una liviandad sospechosa que entre el 18 y el 19 habían estado en el lugar, corroborando de la existencia de los manuscritos encontrados que la familia había mencionado días antes, pero además dinero y una «bolsita» que estaba en manos de toxicomanía. El fiscal salía además, en esta entrevista a defender al subcomisario Lucero, y al policía Canue, quienes para el fiscal habrían realizado una investigación impecable. Un dato que merece detenimiento y análisis, es que el propio fiscal afirma que los perros que realizaron rastrillajes marcaban cortito alrededor de la vivienda. Es decir, los perros afirmaban que Esteban no había salido nunca de la estancia, o que había sido «levantado».

Por último, este fiscal, que ya no tiene la causa, que está ahora en manos del fiscal Martin Miguel, quién ha negado a la familia llevar adelante algunas medidas solicitadas como nuevas pericas, en aquella entrevista asegura que se agregaban al legajo de la causa 4 testimoniales que se realizaron el mismo fin de semana que habían estado en la estancia, es decir, el 18 y 19 de octubre, y que aseguraban en su totalidad que a Esteban lo habían visto en Villa Regina el día 12 de octubre. Lo sumamente sospechoso, que suma a la hipótesis del desvío de la investigación, es que el mismo fiscal, meses después aseguraba en otra entrevista que junto con Di Napoli, en ese momento secretario de la procuración, y hoy Ministro de Seguridad de La Pampa habían viajado a Villa Regina, donde en la fiscalía descentralizada había entrevistado ya no a 4 testigos, como había afirmado tiempo atrás, sino a 6.

En opinión del fiscal, éstos no se conocían entre sí, ni conocían al empleador ni a la familia, pero sí todos conocían a Esteban Machuca. El fiscal aseguró que cada testigo era fidedigno, y que por lo tanto la justicia de Río Negro debía investigar. Como se sabe, esta maniobra provocó que durante mucho tiempo la causa estuviera en un conflicto de jurisdicción, trabada y detenida en el tiempo. En otra entrevista, el fiscal menciona que además se siguieron otros datos, como la supuesta presencia de una persona de iguales características a la de Esteban en los meses de abril y mayo del 2018 en Casa de Piedra, provincia de Río Negro. Si sumamos que a Esteban incluso lo «buscaron» incluso en Chile, o en la ciudad de La Plata, la red de complicidades para no dar a conocer la verdad de lo sucedido es cada vez más clara.

Justicia por Esteban Machuca

Ante el devenir de los sucesos, más que nunca, y como desde el primer día, desde el Partido Obrero exigimos la aparición con vida de Esteban Machuca.

Responsabilizamos al Estado, que como en innumerable cantidad de casos que aún hoy se mantienen impunes, no opera en la dirección de encontrar la verdad, sino todo lo contrario. Para ello, una justicia asociada al poder, a la maldita policía y el narcotráfico tiene que también ser puesta en el banquillo de los acusados.

Basta de impunidad, y juicio y castigo a los responsables materiales e intelectuales de su desaparición.

Esteban Machuca presente, ahora y siempre.

También te puede interesar:

Las bases rompen parte de la contención de ATE y UPCN.
La causa se encuentra cajoneada en la justicia convalidando así el accionar represor del Estado en manos de las fuerzas de seguridad.
Un sector de trabajadores/as de la fruta exigen la renuncia del Máximo Santibañéz y nuevas elecciones.
Por un transporte público bajo control de los trabajadores y usuarios.
Camino a la temporada hay que profundizar la organización antiburocrática para luchar por un salario digno y todos los derechos.
No permitamos que el gobierno imponga la flexibilización laboral y ponga en riesgo sanitario a las comunidades.