Comenzó el juicio por El Vesubio

El jueves 13 comenzó el segundo tramo del juicio oral y público contra los genocidas Jorge Raúl Crespi, Néstor Norberto Cendón, Federico Antonio Minicucci y Faustino José Svencionis por los crímenes cometidos en el centro clandestino de detención, tortura y exterminio conocido como El Vesubio. Se los acusa por 204 casos, aunque por allí pasaron más de 450 personas, de las cuales 350 permanecen desaparecidas. El predio -ubicado en Autopista Ricchieri y Camino de Cintura- comenzó a funcionar en 1975, antes del golpe, bajo el nombre de «La ponderosa». En el ’76 pasó a ser conocido como El Vesubio. La jurisdicción correspondía al I Cuerpo de Ejército, cuyo jefe era Guillermo Suárez Mason. El staff de torturadores estaba integrado, además, por miembros de la Policía Federal, la Bonaerense, el Servicio Penitenciario Federal, Prefectura, Gendarmería, Aeronáutica y varios civiles. Que se juzgue a sólo cinco personas es una muestra clara de la fragmentación de estos juicios, lo que favorece la impunidad de los genocidas. De los cinco imputados, además, tres gozan del beneficio de prisión domiciliaria. Uno de ellos, Jorge Raúl Crespi, vive en Curuzú Cuatiá -a 700 kilómetros del tribunal que los va a juzgar- y ahora sostiene que no se encuentra en condiciones de trasladarse para ser juzgado.

En la primera audiencia, la querella de Justicia Ya! -representada por Apel- presentó un pedido de revocatoria de la prisiones domiciliaras, el que será resuelto el 27 de marzo cuando se reanuden las audiencias.

Las audiencias del Juicio Vesubio II se llevarán a cabo en los Tribunales de Comodoro Py los días jueves. El encargado de juzgar a los represores será el Tribunal Federal en lo Criminal N° 4.


L. A.

También te puede interesar:

La vicepresidenta tendrá que afrontar varias causas luego de haber esgrimido reformas tímidas sobre la Justicia.
Con las luchas de salud y educación; por la democratización y la independencia de los bloques de la Facultad y los gobiernos.
Vamos por un plan de lucha en defensa de la salud, la educación, los tratamientos y las personas con discapacidad.