Condenaron a dos de los partícipes del asesinato de Darío Ávalos

Un nuevo triunfo contra la patota criminal de la Uocra de Gerardo Martínez.

Tras tres jornadas de juicio, un jurado popular consideró ayer culpables a Miguel “Poti” Lomeña y Gastón “Narigón” Olivera, partícipes del asesinato en 2014 del obrero de la construcción Darío Ávalos y de las agresiones contra Dionisio Fernández en el marco de una acción patoteril de la Uocra.


Se trata del tercer juicio por este atentado, organizado por Walter Leguizamón (en ese entonces secretario general de Uocra Lomas de Zamora, condenado en el segundo juicio y actualmente prófugo), posible gracias a la complicidad de la policía bonaerense y de la empresa Esuco -que albergó a más de 10 personas armadas para participar del ataque.


El jurado, compuesto por 12 personas, consideró a Lomeña culpable por “homicidio agravado por la premeditación de dos o más personas” por Ávalos, y por “homicidio agravado por el concurso de dos o más personas en grado de tentativa” en relación con Fernández. Y a Olivera por homicidio en agresión” de Ávalos y por “lesiones graves con la participación de más de dos personas” a Fernández.


El monto de las penas será determinado en una audiencia el 20 de diciembre por el presidente del Tribunal Oral número 7.


La familia fue representada por APEL, a través de la abogada Claudia Ferrero, que los ha acompañado junto al Polo Obrero y el Partido Obrero en estos cuatro años.


Este resultado es fruto de un método de organización y constancia en la lucha ante un crimen perpetuado contra la clase obrera, desde la tríada burocracia-empresa-Estado.

En esta nota

También te puede interesar:

Un obrero murió carbonizado en una obra en Villa Urquiza.
El colectivo Prestadorxs Precarizadxs, junto a otras organizaciones en lucha, presentaron sus relevamientos sobre la pérdida salarial en el ámbito de discapacidad.
Mientras el cuerpo de Daniel sigue sin ser entregado, los 7 policias condenados a cadena perpetua siguen en libertad y cobrando, amparados en un Estado y una justicia que son los motores de un caso inmerso en la impunidad. El rol del sindicato Uatre.
El cuadro de descomposición de la fuerza sigue intacto.
Y que esos fondos se redirijan a subsidios para ellas.