Córdoba: en las vísperas de la marcha contra el gatillo fácil, policías disparan a quemarropa

La sexta marcha está convocada desde las 16 horas en Colón y General Paz.

En la previa de una nueva movilización nacional contra el gatillo fácil se dio a conocer que un policía de San Francisco, en un control callejero, disparó a quemarropa sobre la cabeza de Nicolás Barón Miño, de 23 años. También se dio a conocer que un cabo estaba involucrado en el robo y reventa de bicicletas en la capital provincial. De este modo, la policía de Córdoba nuevamente volvió a quedar expuesta en dos sucesos que dan cuenta de una descomposición de larga data.

En el primero de los hechos mencionados sucedió la noche del pasado viernes, un joven albañil y jardinero recibió un balazo de goma en la cabeza. “Los médicos de la Judicial ya me dijeron que Nicolás tuvo suerte. Porque esas cosas de goma, si le daban desde otra dirección, me lo podrían haber matado. ¡Matado!”, declaró Silvia, madre de la víctima.

Además, Silvia declaró a la citada fuente que “cuando le pregunté al policía por qué le había disparado así a mi hijo, me respondió: es que me faltó el respeto”. Sin embargo, la versión oficial de la policía es que la patrulla se encontraba realizando una búsqueda de un sospechoso que evadió un control. Una coartada para justificar un fallido caso de gatillo fácil. El autor de los disparos está imputado por lesiones dolosas, le han dado situación pasiva dentro de la fuerza pero sigue en libertad, su acompañante del móvil policial es investigada.

En tanto que un cabo de la policía de la capital provincial fue imputado por ‘encubrimiento agravado por ánimo de lucro’. Sucede que el suboficial era parte de una red que re vendía bicicletas robadas. Fuentes periodísticas afirman que tras la denuncia de que ofrecían rodados sustraídos se realizó un allanamiento del punto de venta que resultó ser el domicilio del uniformado de apellido Juárez, que se desempeña en la comisaría 4ta frente al parque Sarmiento.

De momento, el suboficial fue puesto en situación pasiva, y se desconoce si hay más investigados o detenidos de un hecho que muestran a la policía en una cadena delictiva. Puesto que en los robos de bicicleta hay todo un andamiaje delictivo del que la policía forma parte, tal cual quedó expuesto en este caso.

Interviene en la causa el fiscal José Bringas, un amigo de las fuerzas de (in)seguridad, y un operador en la justicia del poder político, que está involucrado en las falsas acusaciones contra Cintia Frencia, Concejala electa del FIT, a quien acusó falsamente de estar involucrada con las supuestas amenazas al vice intendente Daniel Passerini, para la lo cual manifestó tener pruebas que serían provistas por la policía.

La sexta marcha

Es en este marco que familiares y organizaciones populares están convocando a marchar contra el gatillo fácil. Será la sexta edición de una marcha que se da en momentos en que tras la cuarentena la represión e impunidad dio un salto, producto de una orientación política por parte del gobierno de Schiaretti de imponer un Estado policial.

La policía del gatillo fácil debe verse en este cuadro de conjunto. Por eso Schiaretti, máximo responsable de las fuerzas de (in)seguridad guardó silencio de radio, no solamente tras el asesinato de Blas, sino cuando se fueron sucediendo las víctimas de un aparato descompuesto.

Durante todos estos años han sido las madres y familiares de las víctimas, quienes han denunciado la impunidad de un aparato represor que es amparado por el poder político y judicial. A la luz de los hechos delictivos por parte de la policía, se refuerza la necesidad de continuar la lucha y la organización.

En ese sentido, la convocatoria a una asamblea nacional anti represiva es más necesaria que nunca. En Córdoba ya hay familiares que se han declarado a favor de la iniciativa de unidad y lucha. Urge desarrollar una coordinación para dar una respuesta en todo el país, contra la represión a las luchas obreras, para terminar con el gatillo fácil, y con todo un sistema de torturas en cárceles y comisarias. En este punto, la consigna fuera Berni constituye un punto de apoyo para golpear contra uno de los más reaccionarios funcionarios en el poder.

La sexta marcha contra el gatillo fácil será una denuncia contra un aparato descompuesto al servicio de una política de ajuste y represión que debe ser desmantelado en defensa de las libertades democráticas, y para que se terminen los casos de abuso, torturas y muerte. Justicia para todas las víctimas, será justicia.

En esta nota

También te puede interesar:

El jueves 5. El gobierno no garantiza las 100 mil notebooks que anunció, tampoco la educación virtual ni presencial.
Quienes gobiernan no garantizan la educación al conjunto de lxs estudiantes, bajo ninguna modalidad.
Fue resuelto en una audiencia pública convocada por la concejala Cintia Frencia.
Los bloques patronales acuerdan con este ajuste a las jubilaciones, enfrentemos el ajuste con la izquierda.
¿Quiénes son los “planeros”?
Entrevistamos a Yolanda Peñaloza, secretaria adjunta del Sindicato de Trabajadores Municipales de Jesús María.