El abogado que se animo a enfrentar al juarismo

Luis Horacio Santucho, abogado de la familia de Patricia Villalba, fue, junto con Víctor Nazar, el único letrado que se quiso hacer cargo de la investigación del crimen de La Dársena. Esta investigación implicaba desenmascarar el gobierno de los Juárez, gobierno que data más de 50 años en el poder. Ningún abogado quiso tomar el caso, tal vez por temor, tal vez por no querer enfrentarse al gobierno de los Juárez. «Un día vino Olga (Villalba, madre de Patricia) a mi estudio contándome lo ocurrido, y las lágrimas de dolor derramadas por ella me hicieron tomar el caso», expresó el letrado.


Las primeras marchas del silencio fueron violentamente reprimidas por las fuerzas a cargo de Musa Azar. «Antonio Musa Azar (el ex secretario de Informaciones de la Policía de Santiago del Estero) es el gran responsable de lo ocurrido en los casos criminales de la provincia», indicó Santucho. «Musa Azar fue el principal encargado de las desapariciones de personas tanto en la época del terrorismo de Estado como de la Triple A, como en la época de la última dictadura militar», resaltó el defensor de los Villalba.


«Cinco días antes del golpe del 24 de marzo el ex concejal de Clodomira Emilio Abdala, fue a la casa de gobierno a ver al ya entonces gobernador Carlos Juárez, para preguntarle los motivos por los que querían allanar su casa. Abdala nunca salió de la casa de gobierno, es un desaparecido más. Desapareció en la casa de gobierno», indicó el abogado. «Los desaparecidos santiagueños eran llevados a los centros clandestinos de detención en Tucumán, a cargo del entonces general Antonio Domingo Bussi», expresó Santucho. «Ademá s, es responsable del crimen del obispo Gerardo Sueldo, que casualmente murió en un accidente automovilístico con las mismas características que monseñor Angelelli», destacó el abogado. «Creo que Musa Azar tenía hasta este momento tanto o más poder que los Juárez en Santiago», puntualizó el defensor de los Villalba. Santucho es además abogado del Mocase (Movimiento de Campesinos de Santiago del Estero).


El apellido Santucho está muy arraigado en el pueblo santiagueño. «Cuando caminaba por los montes para ver la situación de los campesinos, muchos de ellos me contaban que habían conocido a mi abuelo, Francisco Santucho, que fue procurador judicial de la provincia, otros conocían a mi padre y otros que vieron a mi tío Mario Roberto, al que todos llamaban «el comandante», o «el Robi».


Desde Santiago del Estero, Luis Horacio Santucho.


Abogado de la familia de Patricia Villalba.


(Revista Multiflores de Julio)

En esta nota

También te puede interesar: