El intendente Espinoza, cómplice

Lo denuncian familiares de chicos desaparecidos

El 27 de mayo, los familiares y vecinos de Walter Coronel (desaparecido el 20 de marzo), de Elizabet Dara Fernández (desaparecida el 16 de febrero) y de Eduardo de Jesús Rodríguez (desaparecido el 11 de abril) se movilizaron al municipio, junto al Polo Obrero y los familiares de Diego Lucena. Las madres habían ido la semana anterior a pedir una reunión para que la búsqueda de sus hijos sea tomada en sus manos por el municipio.

De esa reunión no salió nada. No volvieron a contactarse desde el municipio. Contrasta esta desidia frente a estos chicos de Laferrere y Casanova con el protagonismo que tomó el gobierno provincial para presionar por la aparición del hijo secuestrado del empresario Perreta, de Ciudad Evita.

La movilización recorrió el centro de San Justo denunciando la situación y repartiendo volantes con las caras de los chicos, que no son pasadas por la televisión ni circuladas por las dependencias estatales. Los afiches pegados con sus caras en los alrededores del municipio fueron arrancados.

El intendente se negó a recibir a los familiares, diciendo que la marcha estorbaba el tránsito. Hablaron las mamás de Elizabet y Eduardo, Roberto Lucena y Laura Angel y Guillermo Kane por el Polo Obrero.

Todos destacaron que la inacción del municipio mal disimula su complicidad con las patotas de la Bonaerense que golpean, matan y arrestan arbitrariamente a los jóvenes de los barrios de trabajadores, y con las redes de narcotráfico y prostitución instaladas en el distrito.

En esta nota