En Rosario, “La Muni” tapa el mural por Mariano Ferreyra a diez años de su asesinato

Impulsemos una campaña contra este atropello a las libertades democráticas de parte de la UCR, el Frente Progresista y el Frente de Todos en Rosario.
Por Corresponsal Comité Rosario del Partido Obrero

Cuando faltaban menos de 24 horas para que se cumplieran los 10 años del asesinato de Mariano Ferreyra a manos de una patota de la Unión Ferroviaria, la UJS – juventud del Partido Obrero- con el círculo de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario a la cabeza, se dispuso a pintar un mural con la cara de Mariano en la Plaza 25 de Mayo de la ciudad de Rosario, como se realizó en decenas de ciudades y provincias a lo largo y ancho del país.

Frente a ello, un enorme operativo represivo intentó impedir la realización de la actividad artística. Los inspectores municipales del gobierno que encabeza el radical-Frente Progresista Pablo Javkin, un hombre de Franja Morada, se apersonaron junto con la Policía de la provincia de Santa Fe, del peronista Omar Perotti, en un enorme operativo represivo con decenas de efectivos exhibiendo armas, para intentar detener el mural.

La respuesta de la militancia del Partido Obrero de Rosario fue reunirse de inmediato en la Plaza para defender el derecho democrático a recordar la figura de Mariano, bajo este formato artístico, en una plaza emblemática de los derechos humanos. En este marco la policía amenazó con detener a Carla Deiana, referente del PO Santa Fe por “resistencia a la autoridad”.

La denuncia en las redes sociales de lo que estaba sucediendo en ese preciso momento, el apoyo y la solidaridad de vecinos trabajadores de las inmediaciones de la Plaza que se acercaron indignados por lo que sucedía, la resistencia de la militancia a retirarse sin terminar la tarea, todo ello permitió terminar el mural.

Pero al día siguiente, ya 20 de octubre, nos encontramos que la Municipalidad de Rosario había borrado por completo el mural en la Plaza 25 de Mayo, lugar donde además realizamos el acto a 10 años del asesinato de Mariano.

Contrasta la “efectividad” de “la Muni” en hacer desaparecer un mural en menos de 24 horas – que se realizó en medio de una tormenta que azotó Rosario, por lo que la imagen es un gobierno desatado, que hizo trabajar a algún municipal debajo de una lluvia copiosa y a plena noche, solo para borrar la cara de un militante del Partido Obrero- con el colapso sanitario que tiene epicentro Rosario, la catástrofe ambiental que expresan las quemas de las Islas del Delta, las cifras records de desocupación, el crimen narco, para las cuales el gobierno no ha mostrado más que impotencia y complicidad política.

Los inspectores municipales, la policía provincial y hasta Pablo Javkin a través de las redes sociales, fueron perfectamente anoticiados de que el mural se trataba de un homenaje a Mariano Ferreyra al cumplirse 10 años de su asesinato. Por lo tanto, estamos frente a un ataque deliberado por parte del Estado y el gobierno del municipio contra la figura de Mariano, que adquiere el carácter de una provocación considerando que la censura se dio exactamente en el mismo día en que se conmemoraba su muerte.

Es un atropello del aparato estatal a la libertad de expresión, al derecho del pueblo trabajador que se moviliza por justicia contra la impunidad y un intento de cercenar la organización colectiva, que haciendo memoria de su historia, no deja caer las banderas de lucha por las que perdieron la vida sus mártires.

Aunque evidentemente esta libertad es irrenunciable en cualquier Plaza pública, vale aclarar que incluso la Plaza 25 de Mayo se distingue del resto, por representar simbólica e históricamente la lucha por la defensa de los derechos humanos en la ciudad. Es la Plaza donde cada jueves las Madres de Plaza de Mayo llevan adelante la incansable ronda desde 1985.

Donde se han realizado innumerable cantidad de actos. En reclamo de justicia por Santiago Maldonado, reclamando la aparición con vida de Jorge Julio López, contra el 2×1 de Macri y la Corte Suprema para excarcelar a genocidas, y es el lugar donde el 21 de octubre de 2010, concluyó la inmensa movilización al día siguiente del crimen de Mariano.

En esto no hay grises. O permiten que se lleve adelante el mural y se reivindique la figura de Mariano Ferreyra, o el municipio de Rosario con el intendente Pablo Javkin a la cabeza estarán violando las libertades democráticas que formalmente rigen en Rosario. No podemos dejar de señalar que este operativo represivo inmenso contra un grupo de jóvenes que realizaban una actividad artística contrasta con la connivencia cotidiana con el narcotráfico, al que la narco policía siempre aparece asociada y explica un homicidio diario en una de las ciudades más violentas de América Latina.

Llamamos al conjunto de las organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos, centros de estudiantes y sindicatos, a emprender una inmediata campaña de pronunciamientos y acciones para defender la libertad democrática de una organización a recordar a sus militantes caídos en la lucha contra la explotación y la opresión.

¡Mariano Ferreyra Presente!

 

También te puede interesar:

En medio de la pandemia y con un presupuesto de miseria. Necesitamos un plan de lucha.
La burocracia del gremio de Alimentación cierra paritarias a la baja.
Abajo el régimen narco-sojero de la provincia. Por una alternativa obrera y socialista.
A 10 años del asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra y de las graves heridas de Elsa Rodríguez, colocamos su ejemplo como bandera y como guía para que las nuevas generaciones de luchadores lleven su causa a la victoria.