Ituzaingó: fue a llevarle comida a su madre y la policía lo golpeó y lo detuvo

El ataque de la Bonaerense contra el docente Ernesto Ortega sucedió el 1º de mayo, y fue difundido por los medios locales este viernes 9.

Este viernes 9 se conoció de un gravísimo hecho de abuso policial contra Ernesto Ortega, un docente de un centro comunitario de la localidad bonaerense de Ituzaingó.


El ataque sucedió el viernes anterior, 1º de mayo, cuando Ortega venía de llevarle alimentos a su madre y fue interceptado a pocos metros de su domicilio por dos efectivos de la Policía Bonaerense. Sin pedirle DNI ni buscar identificar el motivo por el cual estaba circulando, lo agredieron tirándolo al piso y golpeándolo en todo el cuerpo.


Los policías se trasladaban en una moto. Vecinos de la cuadra salieron en defensa del educador agredido, a lo que los efectivos argumentaron “no estar haciéndole nada”, y desafiando a que si había sufrido alguna agresión “muestre pruebas”. Los presentes en el lugar denuncian además que los policías no llevaban placa de identificación ni barbijos, es decir, un procedimiento a todas luces ilegal y abusivo.


Cuando los vecinos comenzaron a exigir respuestas, más policías bonaerenses arribaron al lugar y detuvieron a la víctima. Fue trasladado a la Comisaría 1º de la ciudad, donde fue demorado y se le labró una apertura de causa por “resistencia a la autoridad”. Ortega se negó a firmar, dado que no se le permitió tampoco hacer un descargo sobre los sucesos. Ante la insistencia, lo escoltaron hasta el hospital de Ituzaingó, donde los médicos verificaron que había sufrido agresiones varias. Sin embargo, la policía no le permitió llevarse más que la placa que se le realizó, impidiéndole conservar el certificado que constataba estos hechos.


El docente agredido fue entonces a hacer una denuncia a la Fiscalía Descentralizada de Ituzaingó, que allí se negaron a recibir. El argumento fue que “solo se están recibiendo causas urgentes”, y que en caso de efectivizarla se abrirían dos causas contrapuestas que bloquearían el desarrollo judicial. La denuncia pudo finalmente ser presentada vía mail ante el Ministerio Público del Departamento Judicial de Morón, pero hasta ahora no ha obtenido respuesta alguna. La víctima tiene aún moretones y marcas de todo tipo por la golpiza que le han propiciado (La Ciudad – Ituzaingó, 9/5).


Desde el inicio del confinamiento obligatorio se han reforzado los ya constantes abusos y atropellos de todo tipo por parte de las distintas fuerzas represivas. Mientras la cuarentena es vulnerada de todas las formas posibles por las patronales para retornar a las actividades, en los barrios se siguen acumulando las denuncias de violencia policial.


Exigimos el inmediato esclarecimiento de los hechos y responsabilizamos al intendente Alberto Descalzo, al gobernador Axel Kicillof y al ministro de seguridad provincial Sergio Berni por la integridad física del docente atacado. Reclamamos a su vez que se abran los libros de la comisaría y que se dé curso para que la causa sea investigada por organizaciones populares y de Derechos Humanos, así como la desafectación inmediata de todos los efectivos y funcionarios implicados.


Urge más que nunca el control popular de la cuarentena.





 

También te puede interesar:

Nuevamente contra vendedores senegaleses.
Se abrirá una red de "oficinas de género" para lavarle la cara a una fuerza entreverada con el narcotráfico y responsable de un sinfín de abusos contra las mujeres.
¿Qué pasó con Darío Moreyra?
Un avance más contra las libertades democráticas.
Cárcel común a la policía abusadora de Capitanich.
Un nuevo caso que se suma a la desaparición seguida de muerte de Luis Espinoza, hace unas pocas semanas.