Justicia para Facundo, asesinado por la Gendarmería en Bajo Flores

Basta de militarización y gatillo fácil en los barrios.

En el día de hoy tuvimos la noticia de que nuevamente la Gendarmería se había cobrado la vida de un pibe en nuestro barrio, Bajo Flores.


Se trata de un nuevo caso de gatillo fácil. Facundo Escalso, de menos de 20 años, fue asesinado a sangre fría por parte de la Gendarmería, que le disparó varios tiros a la espalda en un operativo inexplicable. Permaneció herido en la calle un largo tiempo, hasta que muy tardíamente fue asistido por una ambulancia, y minutos después nos enteramos que había fallecido.

 



“Se estuvo esperando más de una hora a la ambulancia SAME, sin permitir que la madre y los vecinos le realicen primeros auxilios, ya que estaba vivo. Al llegar la ambulancia y llevárselo, no dejaron que la madre los acompañe, agrediéndola físicamente”, describe un testimonio recogido por Nueva Ciudad (18/6).


El abuso por parte de la gendarmería en las villas de Bajo Flores es moneda corriente. Un enorme despliegue de gendarmes armados recorre las calles de la 1-11-14 a diario, como modo de regulación de la vida interna en los barrios populares, donde el hambre es moneda corriente.


Este nuevo caso de gatillo fácil pone de manifiesto el verdadero rol social de la militarización de las barriadas. Mientras matan a los pibes del barrio por la espalda, las cocinas de paco y la trata de personas se siguen desarrollando con total complicidad de las fuerzas “de seguridad”.



En un contexto social donde la juventud de los villas no tiene garantizadas condiciones mínimas para su desarrollo como educación, vivienda y comida, la respuesta por parte de los distintos gobiernos siempre ha sido la misma: la militarización de las zonas vulnerables para amedrentar a una población totalmente violentada por el Estado, que no da respuesta alguna a ninguna de sus demandas.


No queremos a la Gendarmería en nuestros barrios.


La ministra de seguridad Sabina Frederic es responsable.


Exigimos el fin de la militarización y justicia por Facundo. Ni un pibe menos. El Estado es responsable.



 

También te puede interesar:

Reprimen la movilización que pidió justicia por el asesinato de este joven de 22 años a manos de la policía.
La conducción del gremio la publicita para disimular la miseria salarial y avalar la vuelta a las escuelas.
La Universidad de las Artes funciona con el presupuesto votado en 2018.
Contundentes acusaciones de Cristina Castro, la madre de Facundo.