La Plata: reprimen a vecinos que reclamaban por falta de luz

Cortaban la bajada de la Autopista La Plata - Buenos Aires.

Fotos y videos gentileza FOL PRENSA

El viernes 3 de julio la Policía Bonaerense comandada por Sergio Berni y Sebastián Martínez Pass reprimió ferozmente una protesta de vecinos del barrio La Bajada, que habían cortado la bajada de la Autopista La Plata – Buenos Aires para reclamar tras una semana entera sin tener servicio de luz eléctrica, en el marco de la crisis sanitaria y con el agravante de que allí vive una niña paciente electrodependiente.


Los vecinos denuncian que están “hace 14 años en el barrio y venimos desde siempre reclamando un nuevo transformador y medidores”, y que Edelap “hace el censo y después no viene más”. La respuesta del gobierno de Kicillof a este abandono es enviar a la policía a reprimir con perdigones y balas de goma, ingresando al barrio y poniendo en peligro a decenas de familias, jubilados y niños.



Por otra parte, la empresa pretende responsabilizar a los vecinos por la existencia de “conexiones clandestinas y precarias” que afectan la calidad del servicio, cuando en más de una década no ha invertido un solo peso a pesar de haber recibido millones en materia de subsidios estatales. Esta situación se repite en todos los barrios de la periferia platense, que sufren sistemáticamente cortes de luz porque las instalaciones no dan abasto.


Desde el Partido Obrero repudiamos la brutal represión de la Bonaerense de Kicillof y Berni. Nos solidarizamos con los reclamos de los vecinos de La Bajada, y exigimos que se satisfagan urgentemente. Responsabilizamos al intendente Julio Garro de Cambiemos por el precario estado habitacional de los más de 200 asentamientos de la ciudad. Reclamamos un plan de obras de infraestructura para garantizar la provisión segura de los servicios básicos a todos los barrios de la periferia. Frente al invierno y el avance de la pandemia, el abandono de estas necesidades es un crimen de Estado.




 

También te puede interesar:

Desde un principio, la familia de Rosa fue ninguneada por la policía juninense.
Los casos se repiten en el distrito sin respuestas de los gobiernos.
El descontrol y la “relajación” del Estado ante la cuarentena disparó un número impensado de contagios que conmociona a la ciudad bonaerense.
La insuficiencia edilicia y la falta de inversión en infraestructura se vuelven a manifestar en el distrito.
Los trabajadores residentes del Trauma llevan reclamando por la falta de insumos de bioseguridad elementales para hacer frente al Covid-19.
Las irregularidades y el abuso policial como regla.