Maniobras gubernamentales y movilización popular


Días atrás, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, y el ministro de Justicia, Germán Garavano, anunciaron que solicitarían a la Justicia la incorporación del Estado como querellante en la causa relativa a la segunda desaparición de Jorge Julio López, testigo clave para la condena del represor Miguel Etchecolatz, ex jefe de Investigaciones de la Policía Bonaerense durante la dictadura.


 


Lejos de resultar un aporte, esto constituye un nuevo intento de desviar la investigación: sucede que el Estado debería ser el principal investigado por la desaparición forzosa de López y su posterior encubrimiento.


 


Si bien el fiscal de la causa apartó de la investigación a la Policía Bonaerense y solicitó medidas de prueba a la de Seguridad Aeroportuaria y a la Federal, las reuniones de funcionarios con el hijo de López y su abogado Alfredo Glasco se orientan a elaborar un perfil psicológico de López, que -argumentan- podría ayudar a entender si alguien lo convenció a López de no presentarse en los Tribunales de La Plata aquel 18 de septiembre de 2006. Se busca reflotar, así, la teoría de que López desapareció por su propia voluntad. En su momento, el kirchnerismo combinó la acusación a la víctima (“fue a visitar a una tía”) con el silencio y la cooptación de sus familiares.


 


Hipocresía


 


Las maniobras del macrismo en la causa de López relucen por su hipocresía, especialmente porque coinciden con el reciente otorgamiento de la prisión domiciliaria a Etchecolatz en varias de las causas en las que fue condenado. Si por ahora no se ha hecho efectiva es porque tiene otras causas en trámite, pero el gobierno anunció que ya no apelaría el otorgamiento del beneficio a los genocidas. Esa medida forma parte de las políticas de impunidad y de reconciliación que expresan los decretos de “autogobierno” de las fuerzas armadas, el desfile de Aldo Rico y los genocidas del “Operativo Independencia” en los festejos del Bicentenario y las entrevistas del secretario de Avruj con los grupos defensores de los represores.


 


Movilizaciones


 


Las organizaciones nucleadas en el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia nos movilizaremos el domingo 18, cuando se cumplan diez años de la segunda desaparición de Jorge Julio López, bajo la consigna “Cambian los gobiernos, sigue la impunidad”.


 


Las marchas tendrán lugar en La Plata y en la Ciudad de Buenos Aires -a Plaza de Mayo-, por juicio y castigo a los responsables políticos y materiales de la desaparición.


 

También te puede interesar:

No damos vuelta la página y marchamos contra el FMI y por el no pago de la deuda
Es el tercero relativo a este centro de detención. Se juzgan los crímenes en 370 casos, de los cuales 50 son homicidios.
¿Quién fue quién en la crisis de 1979?