Movilización en Rosario a 45 años del golpe genocida

24 de marzo, 17h. Plaza San Martín.

El próximo miércoles 24 de marzo, a 45 años del golpe cívico-militar y eclesiástico, el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia llama a movilizar en la ciudad de Rosario, como lo hará en todo el país, para decir: «¡30 mil compañerxs detenidos-desaparecidos presentes! Apertura de todos los archivos de la dictadura. Juicio, castigo y cárcel común y efectiva para todos los genocidas. Restitución de las niñas y niños apropiados».

La movilización partirá de la sede de Gobernación, Plaza San Martín, para dirigirse al Monumento a la Bandera, donde tendrá lugar la lectura del documento de convocatoria del EMVyJ.

No a la militarización

Esta marcha se dará en un contexto de recrudecimiento de la militarización de Rosario, con el despliegue de Gendarmería Nacional y Policía Federal tras el acuerdo firmado por todos los niveles de gobierno (el intendente Pablo Javkin, el gobernador Omar Perotti y la ministra Sabina Frederic). La saturación de fuerzas represivas no ha redundado en una mayor seguridad ciudadana, sino en un incremento de la persecución y hostigamiento de la población más pobre.

Mientras crecen los retenes policiales en los ingresos a los barrios populares para revisar mochilas y bolsos, canastos de vendedores ambulantes o para cachear a los obreros que entran y salen en moto, los bunkers narco actúan a sus anchas gracias a la connivencia policial, cuando no mediante su participación directa.

La principal causa del delito organizado «viene de arriba», como lo demuestran las causas a los narcofiscales rosarinos o la reciente condena al exjefe de Drogas Peligrosas, Alejandro Druetta, a 10 años de cárcel por liderar él mismo una banda bajo el gobierno de Miguel Lifschitz.

La eyección del ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, quien había dicho que venía a terminar con el «autogobierno» de la policía, da cuenta de la incapacidad del PJ de tomar en sus manos esa tarea democrática, por su propia complicidad con el delito organizado. Es lo que vimos con la impunidad que todo el Senado y la vicegobernadora Alejandra Rodenas le otorgaron a Armando Traferri, pese a las múltiples pruebas que lo ligaban al blanqueo de dinero narco vía el juego clandestino.

Abajo el régimen narco sojero

El Partido Obrero y el Polo Obrero se preparan para movilizar con fuerza, tras una gran campaña de agitación con Prensa Obrera y charlas debate muy concurridas en Rosario, San Lorenzo y Villa Constitución.

La cuestión antirrepresiva es de enorme actualidad, porque la pandemia ha sido usufructuada por los gobiernos de Pablo Javkin y Omar Perotti para perseguir y criminalizar a la juventud, que sufre los atropellos represivos y es víctima del gatillo fácil, como ocurrió en los casos de Facundo Vaca en Venado Tuerto en 2020 o de Mariano Melgarejo en Rosario este año. Son víctimas de una policía igual de «maldita» que la Bonaerense, que se cobró la vida de Facundo Astudillo Castro, quien será bandera del pedido de justicia junto al reclamo nacional de Fuera Berni.

Mientras crece la desocupación, el hambre, la miseria, el hacinamiento y la falta de condiciones sanitarias, la política de los gobiernos privilegia a los «miserables» de ayer y de hoy, como el grupo Acindar o el pulpo sojero Vicentin. Por eso su respuesta a los reclamos populares es el amedrentamiento y la represión. Es por ello que desde nuestra columna levantaremos la consigna «Contra la impunidad de ayer y de hoy. Abajo el régimen narco sojero de Santa Fe», para denunciar e impugnar a la clase capitalista que continúa dominando las palancas de la provincia, luego de haber sido impulsora y beneficiaria de la dictadura genocida.

Memoria, Verdad y Justicia

Importa recordar que muchos de los luchadores asesinados en Santa Fe fueron víctimas de la Triple A, bajo el último gobierno de Perón e Isabel Perón.

Son los casos de Ángel «el Negrito» Vázquez, delegado antiburocrático de la alimentación en Firmat en 1974, que fue atropellado por un auto que se dio a la fuga en un hecho aún no esclarecido, mientras organizaba un proceso de recuperación gremial de toda la zona sur de Santa Fe. O los numerosos metalúrgicos y activistas obreros y populares que cayeron a manos del «Operativo Serpiente Roja del Paraná», que ejecutaron las patotas de la burocracia sindical peronista de Lorenzo Miguel en conjunto con la policía, para liquidar el proceso del Villazo; y terminaría en los grupos de tareas de la junta militar genocida y un centro de detención y tortura que funcionó adentro de Acindar.

También recordaremos a los compañeros aceiteros, que tuvieron un ascenso de luchas desde el ’74 y el ’75, en consonancia con el proceso que dará lugar a las huelgas generales de junio y julio del ’75, y fueron víctimas de las listas negras y los grupos de tareas del pulpo sojero Vicentin, que hasta hoy sigue impune.

En memoria de estos y todos nuestros compañeros que fueron asesinados en su lucha por terminar con toda forma de opresión y explotación, ganemos las calles este 24 de marzo.

También te puede interesar:

En el marco de una imponente movilización nacional por trabajo y alimentos.
La culpa no es de la lluvia sino de los gobiernos.
Una victoria de la familia y las organizaciones contra el gatillo fácil de la ciudad.
Los privilegios de integrar el régimen de poder.
Sobre un artículo publicado en Perfil que recoge fragmentos de su discurso en Las Flores del 24 de marzo