Repudiamos los actos vandálicos y de persecución contra quienes se solidarizan con Palestina

La policía de la Ciudad imputó a un vecino por ostentar en su balcón un cartel en apoyo al pueblo palestino.

Foto: corresponsal.

En horas de la mañana de este jueves, un operativo inusitado de la Policía de la Ciudad se apersonó en el domicilio de Omar Assad (de 74 años) y su familia para imputarlo por apoyar la causa palestina.

El vecino ostentaba en su balcón un cartel en solidaridad con el pueblo de Palestina que está sufriendo el plan sistemático de limpieza étnica (genocidio) que el Estado de Israel está llevando a cabo en la Franja de Gaza. Según los uniformados, ese cartel constituiría un acto de discriminación penado por la ley 23.592, de reciente vigencia.

Los policías notificaron al señor Assad de su imputación y se retiraron sin dar explicaciones (por ejemplo de qué forma se instruyó el sumario y cómo y quién lo hizo). Apenas transcurridas algunas horas del accionar policial, la puerta de su vivienda fue vandalizada. No son desconocidos quienes cometieron esta intimidación. Las actuaciones estaban solo en poder de la misma policía de la Ciudad y la fiscalía interviniente.

El señor Assad pertenece a la comunidad islámica de Flores, recurrentemente atacada por la indudable islamofobia y estigmatización –que el propio Estado se ha encargado de promover– por su doble condición de musulmanes descendientes de árabes y denunciantes de las diversas masacres que el Estado de Israel acomete contra población civil indefensa de Palestina.

Exigimos la inmediata instrucción de medidas tendientes a esclarecer el hecho, el castigo a los culpables, y, por sobre todas las cosas, llamamos a frenar esta ola de amedrentamiento contra quienes ejercemos el derecho a manifestarnos contra las violaciones de los DD.HH promovidas por el Estado de Israel y avaladas por inequívocos gestos de autoridades y referentes nacionales de las corrientes políticas patronales.

Argentina, país señero en la defensa de los DD.HH, no puede ni debe permitir que estos actos queden impunes.